Según el guion

Todo estaba previsto. Serían cuatro contra uno. Era fácil que él sacara ventaja de esa situación porque a fin de cuentas no había un candidato enfrente, ni siquiera el ordenado y futurible Anaya, que pudiera ponerlo contra la pared de sus inconsistencias.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*