El vacío de las palabras

Salomón Aceves Gastélum, Daniel Díaz y Marco Ávalos están muertos. Los tres estudiantes desaparecidos en Tonalá (Jalisco) en marzo fueron disueltos en ácido sulfúrico. Los cineastas en ciernes, de entre 20 y 25 años, pasarán a ser estadísticas de una macabra rutina a la que los mexicanos se han acostumbrado. Se hablará de carpetas de investigación, de homicidios intencionales, de delincuencia organizada y de un alza en la tendencia. De algo de eso hablaron ayer los cinco candidatos presidenciales. Cambio de estrategia, salió de la boca de algunos. La necesidad de reforzar la guerra, respondieron otros.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*