La expulsión de Beal no frenó a John Wall (27+14): 2-2 y a Toronto

Encuentro decisivo en Washington que se decidió como tal. Bradley Beal salvó a los Wizards de sus peores momentos y colocó a los suyos en posición de ganar, pero fue expulsado a cinco minutos del final con empate a 92 en el marcador y entonces apareció John Wall. El base, que había tenido mejores y peores ratos durante el encuentro, anotó o asistió en 10 de los últimos 14 puntos de los Wizards mientras defendía a DeRozan en el otro lado… John Wall ganó el partido.

Los Raptors son más equipo que estos Wizards, eso es una realidad. Y así empezó el cuarto partido de la serie. La experiencia, la línea de libres y una buena defensa mantuvieron a los Wizards a la cola y los Raptors consiguieron rápido y fácil ventajas de dobles dígitos. A DeRozan solo le podían frenar con falta y el talento de Washington no aparecía en el otro lado. O no con constancia, que es lo que sí tienen estos Raptors.

Con 40 puntos llegaron los Wizards al descanso y otros 40 anotaron en un tercer cuarto que cambió el partido. Los triples de Otto Porter (a cero en la primera mitad, 12 al final) y Bradley Beal (31 puntos, 5/7 en los triples) encendieron a equipo y pabellón. El marcador se ajustó y con empate a 80 se llegó al final del tercero. Todas las cartas encima de la mesa.

Poeltl hizo daño durante todo el partido en el rebote ofensivo, pero los Raptors desecharon esa ventaja volviendo a cometer demasiadas pérdidas (19 en el tercer partido, 18 ayer…). Y además no fueron capaces de encontrar tantos triples como suelen esta temporada (solo 18 intentos, muy por debajo de su media y en el rango de los Wizards, que lanzaron 17).

Y entonces con el partido nivelado y el pabellón encendido, llegó el punto decisivo. DeRozan (inercia por delante) chocó con Bradley Beal y éste se fue al suelo. Fue la sexta personal del que estaba siendo con diferencia el mejor jugador local a cinco minutos del final¿Ventaja Toronto? 

Entonces, con Beal maldiciendo todo lo que se lo ocurría fuera del parqué, entró en juego ese factor diferencial que es el carácter competitivo de John Wall. El base se puso al equipo a la espalda y con un par de bandejas, otro par de asistencias y un precioso lanzamiento en suspensión desde el lado derecho cerró el partido y puso el 2-2 en una serie que va a dar que hablar… Mucho más de lo que hubieran querido los Raptors.

Fue la octava victoria consecutiva de los Wizards en su casa en las eliminatorias (segunda mejor racha activa). Unos Wizards menos regulares, pero más explosivos. Peores en líneas generales, pero seguramente más competitivos. Y esto son los playoffs.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*