Los Pelicans cambian de idea: no ofrecerán a Cousins el máximo

No existen certezas inmutables en el deporte. Lo que es hoy es blanco, mañana es negro por una victoria o una derrota. Un hecho innegable que puede salpicar el futuro de DeMarcus Cousins. Según Zach Lowe (ESPN), los New Orleans Pelicans no ofrecerán al pívot (finaliza contrato este verano) el máximo por cinco años, sino que pondrán sobre la mesa una renovación más limitada en el tiempo: dos o tres años.

El escenario en Luisiana ha cambiado desde aquel fatídico 27 de enero cuando Cousins se lesionó el talón de Aquiles ante los Houston Rockets. En ese momento, las opciones de los Pelicans para entrar en los playoffs eran nulas. Se sentía así. Tres meses después, el milagro: acceso a las rondas finales por segunda vez en siete temporadas y 4-0 contra los Portland Trail Blazers para clasificarse para las semifinales del Oeste una década después. Estos resultados han modificado las intenciones iniciales en Nueva Orleans.

Nadie en la franquicia duda de que Cousins es bueno. Es extremadamente bueno. Uno de los gigantes de la Liga. Pero ahora en Nueva Orleans no se van a volver locos. Su ausencia ha permitido una versión superlativa de Anthony Davis como cinco (33,0 puntos y 11,8 rebotes de media en el cruce frente a los de Oregón), un mayor protagonismo de Jrue Holiday y un buen nivel de Niko Mirotic en el plano ofensivo (46,2% desde el triple en los playoffs) y defensivo.

Además, según Lowe, el mercado está «tibio» con respecto a Cousins. El número de pretendientes se ha reducido por una lesión muy inoportuna para un jugador camino de los 28 años y más de 120 kilos de peso, lo que beneficia a los Pelicans en las negociaciones. Su desgarro en el talón de Aquiles no es habitual en pívots, y según un estudio de Kevin Pelton, solo cuatro de los 18 jugadores que han pasado por este problema desde 1990, y que jugaron al menos 250 minutos la siguiente temporada, regresaron con números iguales o mejores que los que tenían antes de la lesión. Estadísticamente, el efecto de esta baja es solo ligeramente menos pronunciado que el de las temidas roturas de ligamento en las rodillas.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*