Westbrook responde al mundo: remontada imposible (25 puntos) y números históricos: 45+15+7

La respuesta de la bestia. Contra las cuerdas y a golpes con las paredes, Russell Westbrook sacó a su equipo de un pozo imposible con una actuación legendaria. El base, criticado con razón por todo el mundo del baloncesto tras sus últimas actuaciones, superado por Ricky Rubio y jugando de milagro el quinto (pudo ser sancionado…), utilizó toda esa energía negativa y la convirtió de golpe y porrazo en un río imparable de puntos que, siempre con Paul George de la mano (el mejor de OKC en esta serie de calle), salvó a los Thunder de una muerte segura.

El viernes, Oklahoma viajará a Salt Lake City para jugar por un Game 7 que hace unas horas parecía una quimera. Los Jazz fueron tan superiores durante 27 minutos (+25 a 8:21 del final del tercer cuarto) que nadie hubiera podido imaginar que a los Thunder aún les quedaba un coletazo. El coletazo del talento de dos superestrellas. Y del orgullo.

«No vamos a perder aquí. No aquí«, decía Paul George al finalizar el encuentro. Y eso fue lo que les salvó. Eso y los problemas de faltas de Gobert y Favors que abrieron pasillos hacia una pintura por primera vez amable. Desde el momento en el que los Jazz se pusieron 25 arriba, los Thunder ganaron el parcial 61-28 y la pareja Paul George-Russell Westbrook anotó o asistió en todos y cada uno de esos 61 puntos. Fue cosa de dos… Mejor dicho, de tres: sin los bloqueos de Steven Adams la remontada tampoco hubiera sido posible.

Álex Abrines jugó 25 minutos y formó parte del quinteto que selló la remontada (+18 en cancha, un robo y un triple en cuestión de segundos que encendieron más si cabe a una afición entregada). Y Ricky Rubio, esta vez superado claramente por Westbrook y fallón en el tiro (4/14), cerró el encuentro a tres asistencias del que pudo ser su segundo triple-doble en unos días (10+12+7).

Nadie se va a acordar de los triples de Jae Crowder (27 puntos, seis triples) y Joe Ingles (16 puntos, cuatro triples) en la primera mitad. Ni del daño casi mortal que el movimiento de balón de los Jazz apoyado en las lecturas de sus propios jugadores hizo a una defensa de los Thunder demasiado dada a la sobrerreacción. Pero pasó… Durante 27 minutos y hasta que el talento individual, el acierto y el orgullo de Paul George (34 puntos) y Russell Westbrook (con Melo en el banquillo…) cambió el partido y regaló una vida más a unos Thunder muertos.

Los históricos números de Westbrook

Lanzó 39 veces a canasta (anotó 17 lanzamientos), que es una auténtica barbaridad. Pero su equipo necesitaba justo eso. Westbrook acabó el partido con 45 puntos, 15 rebotes y siete pases de canasta, unos números que le colocan en un exclusivo club de tres… Solo LeBron James (2012) y Wilt Chamberlain (1964) habían cerrado un partido de playoffs con 45+15+5, según Elias Sports Bureau. La respuesta de la bestia… 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*