Los líderes de las dos Coreas inician su cumbre con un apretón de manos

Exactamente a las 9.30 de la mañana hora surcoreana (2.30 GMT), el líder supremo Kim Jong-un se convirtió en el primer líder de Corea del Norte en cruzar la línea de demarcación que divide la Península y pisar suelo surcoreano. Con gesto serio, salió del pabellón Panmungak y descendió los escalones para acercarse a la línea de demarcación, la frontera entre los dos países. Al otro lado de la delgada línea de cemento le esperaba el presidente del Sur, Moon Jae-in. Ambos se saludaron con un efusivo -e histórico- apretón de manos, mientras intercambiaban sonrisas y palabras, con gesto distendido. Incluso desenfadado: tras posar para los fotógrafos en el lado surcoreano, Kim murmuró unas palabras a Moon y ambos cruzaron la línea de demarcación al lado del Norte, en un acto espontáneo, para sacarse fotografías también en suelo norcoreano.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*