La sangrienta campaña electoral en México

La campaña para las elecciones presidenciales del 1 de julio en México comenzó a finales de marzo, pero la violencia que padece México se infiltró en la campaña electoral mucho antes. Desde que comenzó el proceso en septiembre del año pasado -con la evaluación de los gastos y la presentación de aspirantes- se ha documentado un goteo de asesinatos de políticos en activo y aspirantes a cargos locales por todo el país. Hasta mediados de abril deja un balance de 64 muertos. La campaña todavía no ha terminado, pero se habla ya de la más sangrienta de su historia.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*