Se busca un alcalde para Chilapa

Las laderas se ven peladas como cáscaras de huevo, cáscaras tostadas, parduscas, sedientas. Todavía no empiezan las lluvias. En la comunidad de Xiloxuchican, Antonio Hernández se refugia del sol bajo un árbol de guayaba. Es jueves y hace un calor espantoso. Sus dos ayudantes han entrado a una de las casas de la comunidad. Necesitan que el dueño les firme unos documentos. Antonio, mientras tanto, espera.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*