Cables diplomáticos de EE UU asociaron a Uribe con el narco en los noventa

Álvaro Uribe, probablemente el político colombiano más popular de las últimas décadas, estuvo a principios de los noventa bajo la lupa de la diplomacia de Estados Unidos por presuntos vínculos con el narcotráfico. Nueve documentos emitidos entre 1988 y 1995, hoy desclasificados, atribuyen al expresidente, que en ese momento era senador del Partido Liberal, contactos con el cartel de Medellín, encabezado por Pablo Escobar, y unos nexos familiares con los hermanos Ochoa, de la misma organización criminal, que según la información enviada al Departamento de Estado habían “financiado” sus campañas.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*