Traspaso inminente: Kawhi a Toronto y DeRozan a los Spurs

Pasadas las 3 de la madrugada de este miércoles en Toronto, Shams Charania (Yahoo! Sports) soltaba en su cuenta de Twitter una noticia que de, confirmarse, sería una claro candidata a convertirse en el bombazo veraniego del mercado NBA 2018. En los últimos días se venía apuntando a la posibilidad de que Kawhi Leonard acabase siendo traspasado a los Raptors. Una especulación que ahora sabemos que es completamente cierta. Los Spurs están manteniendo «serias conversaciones» con los canadienses para cerrar una operación que, atención, también involucraría a DeMar DeRozan.

Aproximadamente una hora después, Adrian Wojnarowski (ESPN) confirmaba estas informaciones hablando de un «traspaso inminente». Ambos jugadores están al corriente de la situación. El propio DeRozan dejó claro su malestar en la red social Instagram. «No hay lealtad en este juego«, escribe el escolta. Conviene volver a señalar que se trata de una hora completamente inusual para cerrar operaciones de semejante envergadura: mañana en Europa, noche más que cerrada al otro lado del Atlántico

Y mientras ambas franquicias ultiman el acuerdo, Chris Haynes añade aún más pimienta a una noche que podría ser histórica para la NBA. El MVP en las Finales 2014 no quiere jugar en TorontoNadie descarta su marcha de San Antonio. Otra cosa es dónde acabe. Los Spurs han ido con pies de plomo durante las últimas semanas. Negocian su salida, pero con cautela. El que pueda salirse de su contrato en el verano de 2019 y su expreso deseo de irse —entonces o este mismo verano— a jugar a Los Ángeles restan caché a un jugador que venía de ocupar el podio de la NBA en los curso 2015-16 y 2016-17. Si los Raptors están dispuestos a desprenderse de un all star como DeRozan —con más de 83 millones de dólares garantizados para las tres próximas campañas—, es de suponer que lo harán con la intención de retener a Kawhi más allá del próximo verano. Pero si la información que aporta Haynes es cierta, el traspaso podría enquistarse para morir en la orilla.

En la tarde de ayer martes, el propio Wojnarowski comentaba en la ESPN que Kawhi Leonard considera acudir a la mini concentración de Estados Unidos la próxima semana en Las Vegas. Su presencia dispararía el morbo, ya que se pondría a trabajar a las órdenes del seleccionador Gregg Popovich, quien también es su técnico en los Spurs. Además, supondría un buen escaparate para mostrar el mundo cuál es su estado físico después de una misteriosa lesión en el cuádriceps que únicamente le permitió disputar 9 partidos la pasada temporada y que fue la causante del divorcio con la franquicia que estaba llamado a liderar después de la jubilación de Tim Duncan. 

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*