EE UU deporta a Centroamérica sin sus hijos a cientos de inmigrantes

Los efectos demoledores de la política de tolerancia cero de Donald Trump están lejos de ser corregidos como ordenó la justicia. El Gobierno de EE UU ha deportado al menos a 463 padres que fueron separados de sus hijos en la frontera entre mayo y junio. La cifra, según reconoce la administración, es preliminar y el número podría ser aún mayor. La mayoría de estos padres han sido enviados a sus países en Centroamérica mientras sus hijos, con edades desde los 17 a los cinco años, permanecen en EE UU bajo custodia federal a miles de kilómetros de los suyos. El gobierno no ha explicado ni cómo ni cuándo podrían ser reagrupadas estas familias.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*