Kobe cuestiona la elección de Lonzo: «¿Por qué no eligieron los Lakers a Tatum?»

Jayson Tatum creció idolatrando a Kobe Bryant. Cuando el alero nació en marzo de 1998, el escolta estaba completando su segundo curso en la NBA. Nunca pudieron compartir vestuario o enfrentarse el uno al otro ya que cuando Tatum fue seleccionador el número 3 del draft 2017, Kobe llevaba más de 16 meses retirado. Esto no quita que la joya de los Celtics haya estudiado al detalle los movimientos de la Black Mamba. Algo que lleva haciendo desde que tenía 13 años. Un trabajo que ha dado sus frutos, tal y como demuestra un vídeo de Drew Hanlen, entrenador personal especializado en pulir detalles del juego y que en los últimos tiempos se ha convertido en uno de los favoritos entre los jugadores de la NBA. Markelle Fultz, Joel Embiid, Andrew Wiggins y Bradley Beal son algunos de sus clientes habituales.

Una lista a la que también hay que añadir al propio Tatum. De hecho, la pasada semana Jayson estuvo trabajando con Hanlen y, atención, el mismísimo Kobe Bryant. Ambos compartieron imágenes en sus redes sociales que lo ceritifican. Un mentor de auténtico lujo para alguien que está llamado a llevar sobre sus hombros el peso de los Celtics, el rival por excelencia de los Lakers, la única franquicia que defendió Kobe a lo largo de sus 20 años de carrera en la NBA.

Un entrenamiento que ahora vuelve a convertirse en noticia al trascender una entrevista de Hanlen a Evan Daniels en la que explica el trabajo que Tatum realizaba siendo un adolescente imitando a su ídolo. En la misma, el entrenador personal y CEO de la empresa Pure Sweat, ha podido poner en aprietos al propio Kobe. «Cuando le enseñamos el vídeo a Kobe fue divertido ya que se preguntó: ‘¿Por qué no le draftearon a él los Lakers?«, detalla, en un tono muy distendido, Hanlen.

Una frase inocente pero que se puede entender como un tirón de orejas a la decisión de los Lakers de apostar por Lonzo Ball en el número 2 del draft 2017. Boston, que tenía el 1 en aquel, lo traspasó a los Sixers (que apostaron por Fultz —apuesta que también fue cuestionada en su día por Julius Erving—) para decantarse en el tercer lugar por Tatum. Las lesiones de Hayward y Kyrie Irving no sólo le permitieron al alero disponer de una buena cantidad de minutos, sino también asumir una responsabilidad importante en el juego de los de Stevens en su año rookie. La mejor prueba de ello, su notable regular season y aún mejores playoffs.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*