La fiebre por Luka Doncic: su ’77’ ya causa furor en Dallas

A las 13:00 horas de un 31 de julio, con más de 30 grados de justicia cayendo en Dallas, no hay un alma en la puerta principal del American Airlines Center. Un anónimo operario del pabellón comprueba que las puertas están bien cerradas. No es aficionado de los Mavericks, ni siquiera de los Cowboys o de los Stars de hockey sobre hielo. Sin embargo, nos acompaña gentilmente a The Hangar, la tienda oficial que los Mavericks comparten con los Stars.

El primer estante que uno encuentra a su izquierda está repleto de camisetas con el dorsal 77 de Luka Doncic. Modelos en blanco, también en azul, y una camiseta animada en la que comparte protagonismo con Dennis Smith Jr. (número 9 de la segunda ronda del draft de 2017, que firmó buenos números en su primer año: 12 puntos y 6 rebotes). La afición tiene grandes esperanzas puestas en ese backcourt de futuro: Smith es de 1997 y Doncic, de 1999.

John Roane, uno de los responsables de la tienda, admite que no ha visto jugar a Doncic con el Real Madrid pero que las perspectivas son inmejorables: «La gente está emocionada y expectante». Y confirma por qué en la tienda de los Mavs sólo se ven camisetas suyas y de Nowitzki: «Los datos que tenemos, sin ser oficiales, es que la camiseta de Luka Doncic es la más vendida de los ‘rookies’ (por delante de Deandre Ayton y Marvin Bagley, escogidos respectivamente números uno y dos por Phoenix y Sacramento). No tengo los datos oficiales, pero creo que este verano es más vendida que la de Nowitzki».

Y no es cualquier cosa Nowitzki. Una camiseta con la leyenda ‘Dallas for Dirk’ recuerda que el alemán lleva 20 años en la franquicia y, con 40 años, empieza su temporada número 21 en la franquicia de Texas. «Aquí es una leyenda. No estaba en esta tienda cuando se ganó el anillo en 2011, pero fue increíble lo que se vivió en la ciudad. Espero que Doncic pueda mezclar bien con él”.

Luka Doncic tendrá pronto noticias de Deep Ellum, una singular barriada al este del downtown de la ciudad plagada de nightclubs, locales de conciertos, bares y estudios de tatuajes. Las fronteras del barrio son fácilmente reconocibles. Lleno de grafitis, uno de los muchos que hay recrea a Nowitzki levantando el trofeo de campeón de la NBA en Florida en 2011. Doncic será alguien en Dallas si conquista las paredes de Deep Ellum.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*