Ballmer: «Los Clippers no van a ser una basura como los Sixers»

Con la salida de DeAndre Jordan con destino Dallas, se cerró definitivamente el capítulo de Lob City en los Clippers. Antes, Chris Paul se marchó a los Rockets (vía sign and trade) y Blake Griffin fue traspasado a los Pistons. El mejor equipo de la historia de la franquicia (no era difícil) y seis años seguidos en playoffs, siempre por encima del 60% de victorias, pero sin ninguna visita a una final de Conferencia. Nunca estuvieron tan cerca como en 2015, cuando desperdiciaron ante los Rockets una ventaja de casi 20 puntos cerca del final del tercer cuarto, en su pista y con 3-2 a favor en la serie.

Según Matt Barnes, que jugó allí entre 2012 y 2015, los egos fueron la causa principal de que ese equipo no diera el paso adelante definitivo. También influyó la tortura psicológica que fue para ellos compartir División con los Warriors, que se ensañaron en casi cada duelo de Regular Season después del 4-3 a favor de los angelinos en la primera ronda de 2014.

Ahora los Clippers afrontan una reconstrucción que su dueño, el histriónico multimillonario Steve Ballmer (confundador de IBM y el encargado de rescatar a la franquicia del sainete racista de Donald Sterling), no quiere que pase por años de tanking y muchas derrotas industrializadas para obtener réditos vía draft. No quiere, en definitiva, un Proceso como el de los Sixers: “Eso no va con nosotros. De ninguna manera. Cada uno que haga lo que quiera. Nosotros lo haremos de nuestra forma y nos irá bien. No vamos a ser un asco un año, dos años… Tenemos otras expectativas que no pasan por ser una absoluta mierda durante cinco o seis años como han hecho los Sixers”.

Ballmer, que pagó 2.000 para hacerse con la franquicia en 2014, cree en el trabajo de figuras como Jerry West y Lawrence Frank. Y sigue teniendo fe en Doc Rivers como entrenador, aunque le ha apartado de los despachos. La temporada pasada el equipo dio la cara y se mantuvo durante meses en la carrera por los playoffs: acabó (después de muchos problemas de lesiones) en 42-40. Ahora afrontan con actitud positiva una temporada en la que tendrán dos rookies prometedores: Shai Gilgeous-Alexander (número 11) y Jerome Robinson (13). Se unen a los Gallinari, Harris, Gortat, Bradley, Williams, Teodosic, Harrell, Beverley, Mbah a Moute, Scott, Thornwell… Los Clippers tratarán de pelear por los playoffs y pueden ser un equipo muy divertido de ver. Y no es poco después de la salida de su finalmente fallido big three.

Ballmer se ha referido también en los últimos días a la mudanza del equipo el Staples Center a Inglewood, donde se está construyendo el estadio que compartirán Rams y Chargers (NFL): “Adoro Los Ángeles… también a mi mujer, por cierto, pero adoro L.A. Queremos formar parte de esta comunidad pero vamos a jugar en Inglewood pase lo que pase. Tenemos que tener nuestra propia casa”.

Los Clippers comparten el Staples con los Lakers (y sus banderas de campeones) y tienen el tercer turno a la hora de elegir fechas y horarios, por detrás de su archifamoso vecino pero también de los Kings de la NHL. Todavía no hay, eso sí, proyecto de mudanza ni acuerdo para la construcción de un pabellón.

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*