«Doncic era muy grande en Europa… pero Europa es pasado»

El ambiente en los Mavericks es excepcional antes del inicio de la nueva temporada. Al menos en lo que se refiere al equipo, blindado del escándalo de acoso y abuso sexual que sigue sacudiendo a una franquicia en la que Mark Cuban trata de pasar página después de que la NBA diera absoluta credibilidad a las denuncias conocidas el pasado mes de febrero.

Pero, en lo deportivo, los nuevos Mavs del excelente Rick Carlisle ya están en marcha, celebrado el media day e iniciados los entrenamientos oficiales toda vez que son los elegidos este año, junto a los Sixers, para jugar los amistoso de pretemporada en China (5 y 8 de octubre), factor que les ha hecho adelantar su puesta en marcha a la de otros equipos.

De esa puesta de largo y primeros ensayos para romper a sudar, se sacaron un buen puñado de conclusiones: Dirk Nowitzki arrastra problemas físicos y, con 40 años, dejará por primera vez en casi dos décadas su lugar en el quinteto de los texanos: lo hará en su temporada 21 en la franquicia (un récord histórico que dejará atrás las 20 de Kobe Bryant con los Lakers) y después de 1471 partidos y 1440 como titular. Para encontrar la última vez que no lo fue hay que remontarse a la temporada 2012-13 (seis partidos) si bien, problemas físicos al margen, su puesto en el quinteto ha estado asegurado desde su segunda campaña, la 1990-2000.

De esta forma, Carlisle piensa en un quinteto con un veterano como Wesley Matthews, dos piezas con empaque como Harrison Barnes y el recién fichado DeAndre Jordan (llega por un año) y la pareja que tiene que marcar el futuro en Dallas: Dennis Smith Jr (número 9 del draft 2017) y Luka Doncic (3 en 2018). Dos premios gordos obtenidos tras dos años fuera de los playoffs, una absoluta anomalía desde que Cuban se colocó a los mandos de la nave.

Doncic, un arranque con excelentes sensaciones

Doncic podría parte incluso como teórico ala-pívot, o al menos como alero, para jugar con libertad en un equipo con Jordan como ancla y Matthews y Barnes abriendo la pista. Del talento del esloveno no hay ninguna duda, pero en el cortísimo plazo sus principales problemas pueden venir por la adaptación al descomunal nivel físico de la NBA y por un tiro exterior que no es su punto fuerte aunque ya lo mejoró mucho la temporada pasada en el Real Madrid. En ese sentido, Carlisle está cualquier cosa menos preocupado: “Luka es un buen tirador. En los partidillos ha estado tirando muy bien. Ha sido un gran jugador en Europa pero las cosas de Europa ya son pasado para él. Ahora partimos de cero, a ver qué vamos viendo día a día. Y por lo que hemos visto en estos últimos 14 días, es un buen tirador”.

Smith, un base explosivo y muy distinto a Doncic, y por lo tanto con opciones de complementarse muy bien con él, también está feliz por lo que ha visto en su nuevo compañero de batallas: “En los partidillos que hemos estado jugando hemos funcionado de maravilla. Jugábamos a ver quién llegaba a cinco puntos, siempre juntos, y siempre éramos nosotros los que ganábamos. La visión de juego de Luka es una locura, eso me permita jugar más sin balón. Nunca he jugado con nadie que haga algunas de las cosas que le he visto hacer a él”.

Carlisle, mientras, está comprobando con extrema felicidad que ambos, Smith y Doncic, se entienden bien y juegan con fluidez al margen de quién tenga la bola y dirija el ataque en cada momento: “He estado observándoles fijamente y están demostrando que se entienden. Si uno coge el rebote el otro sale en transición rápida y recibe el pase. Nuestra gran arma va a ser tener muchos jugadores capaz de crear jugadas”. Matthews, en la NBA desde 2009, también se cuenta ya entre los que creen en el ex del Real Madrid: “Sabe jugar al baloncesto. Tiene un don y además tiene que aprender todavía cosas pero está demostrando que es capaz de aprender muy rápido”.

Doncic, por su parte, no ha sentido hasta ahora la necesidad de transformar su juego: “Creo que seguiré jugando como lo hacía en Europa. Es todo distinto, hay reglas distintas… pero jugaré a mi manera. Todo se puede mejorar así que para eso trabajo duro todos los días”.

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*