Derrick Rose y el partido de su vida: ¡50 puntos a los Jazz!

Es la gran historia de la noche en la NBA. Todo el mundo está hablando de ella y todos, salvo los Jazz suponemos, están igual de felices, sean de los Wolves o no. Derrick Rose, que estaba haciendo una temporada bastante decente hasta ahora, destapó anoche el tarro de las esencias. Ese que en 2011 le convirtió en el MVP más joven de la historia y que una operación de ligamentos y dos de meniscos parecían habérnoslo quitado para siempre hace ya demasiado tiempo. Pero si algo ha demostrado este jugador es que nunca se rinde, y la catarsis que vivió ante los Jazz, durante y después del partido, se recordará durante toda la temporada.

Acabó con 50 puntos (19/31 en tiros de campo, 4/7 en triples), con 4 rebotes, 6 asistencias, 2 robos y un tapón. Un partido memorable, una anotación que no había logrado en toda su carrera. Ni en sus mejores días en Chicago. Es el MVP que ha conseguido su primer partido de 50 puntos con más edad (30 años y 27 días). Hasta ahora era Oscar Robertson, con 26 años en 1964. La forma en la que dominó el partido, especialmente en los últimos minutos, metiendo algunas canastas increíbles, fue digno de ver. Fue tal la exhibición que la última jugada del partido fue un tapón suyo a Exum, en la esquina, sobre la bocina, para impedir el triple que habría mandado el partido a la prórroga.

Y eso que el encuentro empezó con la noticia de la no participación de Jimmy Butler, por molestias según la franquicia, aunque todo el mundo sabía que se estaba plantando para encontrar una salida de una vez por todas. El lío parecía no acabar en Minnesota y enfrente tenían a uno de los cocos de la conferencia. No pintaba bien la noche y, sin embargo, nadie se acordó de Butler, ni de Thibodeau ni de todos los problemas que parecen acuciar a la franquicia cuando el partido llegó a su fin. Todo lo contrario. Se notaba la emoción en la pista, en la gradas, con todo el mundo en pie ovacionando a su héroe, que no pudo evitar romper a llorar mientras todos sus compañeros le abrazaban. Una imagen para la historia.

Aparte de Rose también se vio un gran partido en ataque de Karl-Anthony Towns. 28 puntos, 16 rebotes, 4 asistencias, 2 robos y 2 tapones para él, en lo que se supone debería ser una actuación normal si siguiese la progresión que se le esperaba. Wiggins (19+6) también aportó su parte. Los Jazz, que no acaban de despegar (4-3), tuvieron en Mitchell y Gobert a sus mejores hombres. El primero metió 26 puntos y dio 5 asistencias, el segundo metió 22 puntos y cogió 13 rebotes. Ricky Rubio se quedó en 5+2+5+2 en 27 minutos de juego. 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*