Bolsonaro, el nuevo amigo de Israel

Al bautizarse de nuevo en las aguas del río Jordán, Jair Bolsonaro mostró hace dos años su acercamiento a la comunidad evangélica, un culto cristiano conocido por su apoyo al Estado de Israel que suma más de 40 millones de fieles en Brasil, donde también viven unos 100.000 judíos. Poco después de que las urnas le convirtieran en presidente electo del mayor país de América Latina, el exmilitar ultraderechista ha confirmado que cumplirá su promesa electoral de trasladar la Embajada brasileña a Jerusalén. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, felicitó en la noche del jueves a Bolsonaro por haber seguido los pasos del presidente de Estados Unidos, el republicano Donald Trump, y del de Guatemala, el cristiano evangélico Jimmy Morales, los dos únicos países que han sacado su legación diplomacia de Tel Aviv, donde siguen el resto de las embajadas. Paraguay dio marcha atrás y cerró su representación en Jerusalén tras el cambio en la presidencia en Asunción.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*