Presión en los Lakers: toque de atención de Magic a Walton

Los Lakers se plantearon la temporada como una transición hacia el mercado de 2019, donde ya sabrían qué esperar y qué no de sus jóvenes (Lonzo, Ingram, Kuzma, Hart, Wagner…) y cuando tendrán dinero para una segunda gran estrella que acompañe a LeBron James, que firmó un contrato a largo plazo para sumarse a esa sensación de tranquilidad que debería reinar en una franquicia que viene del peor lustro de su historia. La nada.

Pero, según información de Adrian Wojnarowski en ESPN, Magic Johnson no está predicando con el ejemplo y, tras las derrotas a domicilio contra Spurs y Wolves, se reunión con Luke Walton y le aseguró que el equipo tenía que mejorar en el plazo más corto posible. Es decir: el futuro del inquilino del banquillo puede ser un debate ya, en el corto plazo. Y lo siguiente para los angelinos es un durísimo back to back: los Blazers en Portland y los Raptors en el Staples.

Los Lakers están 3-5. En el lado positivo, sus derrotas han sido contra equipos que jugaron playoffs la pasada temporada y todas en los instantes finales de los partidos. JaVale McGee está funcionando de maravilla como pívot titular (en tandas de minutos mucho más largas de las que jugaba en los Warriors) y el equipo ha funcionado lo suficientemente bien en ataque a pesar de la falta de tiradores.

En el negativo, los problemas defensivos, esas dudas para manejarse en los finales apretados, los altibajos de algunos de los jóvenes, la sanción a Rondo e Ingram tras la pelea contra los Rockets y las probaturas de Walton (104 quintetos distintos en pista, solo por detrás de los 140 de los Hawks), que ya la temporada pasada tardó en hacerse con las riendas del equipo. Pero cuando lo hizo (porque lo hizo) los Lakers jugaron a buen nivel. En este arranque de temporada, ya ha hecho ajustes rápidos en el quinteto con la salida de Rondo y Caldwell-Pope. Pero la plantilla es irregular, el calendario ha sido difícil y desde luego no ayuda que Magic Johnson ponga ya la diana en un entrenador que él no eligió (ya estaba cuando regresó a la franquicia) y del que hasta ahora no se ha quejado LeBron James, que sí tuvo problemas en su llegada a Miami con Erik Spoelstra (luego ganó dos anillos a sus órdenes) y en el regreso a Cleveland con David Blatt, que acabó siendo destituido.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*