La economía, la gran baza electoral de Trump

El amanecer en Tennessee tiene algo de postal de instituto de promoción económica. Una sucesión de cultivos, coches ranchera y depósitos de agua elevados se encuentran por la carretera conviviendo con pesadas fábricas de las grandes casas de automóviles, como General Motors, —uno de los buques insignia del poderío fabril estadounidense— la alemana Volkswagen o la japonesa Nissan. En la puerta de esta última, situada en Nashville, cuelga una lona con el anuncio “Se necesita personal”. La capital de la música country logró colocarse en febrero de 2018 como el área metropolitana con menos paro del país (2,7%), por encima de la tecnológica y costera San Francisco.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*