Los demócratas recuperan la Cámara de Representantes y debilitan a Trump, según las proyecciones

La conquista de la Cámara baja por parte de los demócratas mueve las placas tectónicas en Washington. El presidente ha gobernado hasta ahora desde la Casa Blanca con la tranquilidad de que al otro lado de la Avenida Pensilvania también reinaban los suyos, pero el cambio de mayoría conlleva muchos problemas para el republicano. Los demócratas podrán bloquear la aprobación de leyes, ya que requieren el visto bueno de ambas partes del Capitolio. También disponen de la potestad necesaria para iniciar investigaciones sobre Trump y sus negocios e incluso impulsar un proceso de destitución o impeachment, que difícilmente prosperaría, porque necesita dos tercios de los senadores. La oposición a Trump podrá impulsar sus propios proyectos legislativos, aunque luego se dé de bruces con el muro republicano en el Senado.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*