11-1 para los Raptors de un Kawhi que marca el ritmo a sus anchas

Los Raptors no bajan el pistón. Los Kings están haciendo una primera parte de la temporada más que decente, pero el equipo de Toronto está en otra dimensión. Han entendido perfectamente la posición de la que venían y a la que deben llegar, y Kawhi Leonard (25+11) lo hace pilotando la nave.

Después de una apertura de partido algo dubitativa, con Cauley-Stein por dentro y Hield por fuera lanzando -casi literalmente- a su equipo, el equipo de Nick Nurse se recogió y empezó a poner al rival en muchas dificultades para anotar. Eso, y que la batuta en ataque se la reparten Lowry y Leonard como antaño lo hacían Lowry y DeRozan, es casi una repetición de lo que sí funcionaba en ese dúo tan particular.

Pronto cogió algo de distancia el equipo canadiense y ya no la soltó hasta el final. Daba igual que los Bogdanovic, que ya comienza a jugar de nuevo, o Fox, que pone todo de su parte, pusieran sobre la mesa acciones de finura y fuerza a partes iguales. Los Raptors se acercaban a los diez de ventaja tras el descanso y Kawhi Leonard neutralizaba con sus ataques dirigidos cualquiera de los de los rivales: control en el poste bajo, cara a cara y tiro, primer paso para lanzar casi a contrapié, triple cuando se esperaba penetración… una exhibición de recursos. Y Lowry aportaba la otra parte, la del ritmo y la distribución de espacios.

Destacables también las actuaciones tanto de Ibaka (14 puntos y 14 rebotes) como de Siakam (21 puntos), sobre todo para cerrar el partido haciendo fuerza desde la pintura contraria (53 a 31 en rebotes).

105-114 para unos Raptors que no dejan de ganar: ya están 11-1, liderando la NBA un día más sin parecer haber notado la tormenta del pasado verano.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*