Luka Doncic: susto en la rodilla, partidazo (22+6+8) y victoria

Luka Doncic habló después del partido con una camiseta de Dragon Ball y esa cara de niño en un parque de atracciones con la que ha aterrizado en la NBA y que nada ha podido borrar hasta ahora. Tampoco lo hizo, por suerte, un buen susto en el tercer cuarto del partido ante los Thunder (111-96 para los Mavs): un choque rodilla con rodilla con Paul George le mandó al banquillo entre gestos de dolor pero después volvió y jugó los últimos minutos del último parcial, cuando su equipo sellaba la cuarta victoria de la temporada (4-8, todas en casa) ante unos Thunder que dejaron atrás (ahora 7-5) su racha de siete victorias seguidas y a los que, esta vez sí, les pesó sobremanera la baja de Russell Westbrook.

Doncic, decía: en su duodécimo partido en la NBA sumó 22 puntos con un 9/15 en tiros, 6 rebotes y su tope de asistencias en la temporada, 8. Un +16 en pista para el esloveno, que promedia 23 puntos en sus últimos tres encuentros y que no ha bajado de 14 desde su primera noche NBA (10). A pedir de boca, desde luego, para un jugador que lo hace todo tan fácil que hay viéndole jugar se olvida que solo lleva doce partidos en la liga y todavía no ha cumplido 20 años. Promedia, por ahora, 20,3 puntos, 6,5 rebotes y 4,5 asistencias.

Por los 19 de Doncic, JJ Barea tiene 34 pero sigue haciendo diabluras desde su totalmente mentiroso 1,83 oficial. El base puertorriqueño salió al partido echando fuego y convirtió una mala dinámica (12-18) en una amago de paliza: sumó 11 puntos solo en el primer cuarto y 20 durante un parcial que casi revienta el partido, 57-33 antes de que doce puntos seguidos de los Thunder dejaran la cosa en 57-45 al descanso. Pero, con 9 puntos de Doncic, los Mavs asentaron su dominio en el tercer cuarto y no vieron peligrar una victoria que les da cierto impulso, solo la segunda en nueve partidos.

Los Thunder se quedaron en un 39% en tiros, 9/34 en triples, y vivieron básicamente del rebote de ataque, con muy poca capacidad anotadora y sin mucha rastro de su abrasiva defensa de los últimos partidos. Steven Adams cumplió (20+13) pero Paul George (20+13+6 y 8/21 en tiros) y Schroder (19 con otro 8/21) fueron de más a menos y fallaron demasiados tiros. Así acabó su racha, mientras esperan que sane el tobillo de Westbrook, pese a un tremendo 4-27 a su favor en rebotes de ataque. Ni así: no era su noche.

 

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*