Green, Durant… Así es la pelea por el dinero en los Warriors

La tranquilidad parece haberse acabado en Golden State Warriors, el equipo reinante durante los dos últimos años e interrumpidamente durante el vigente lustro. Ahora que buscan el llamado three-peat, algunas sombras se ciernen por la plantilla. El motivo, como en muchos otros ámbitos de la vida, es el dinero.

Las informaciones publicadas por los periodistas que siguen de cerca la actualidad del equipo ponen en el disparadero a Kevin Durant, por dejar la puerta abierta a una posible marcha el próximo verano, y a Draymond Green, que se lo ha recordado de las peores formas posibles. La bronca que mantuvieron en público en el Clippers-Warriors de esta semana no hace sino ejempificar el sentir del equipo con el ’35’, que lleva pensando en lo que pasará en 2019 en pleno 2018.

¿Dónde está el origen de la tensión? En que Kevin Durant será agente libre el próximo verano. Ésa es la herida abierta en estos momentos, ya que el jugador ha expresado su idea de valorar todas las opciones y no ha dejado claro si renovará o no una vez más con Golden State. El sentimiento es de que no, ya que también ha declarado que no perdonará ni un dólar en ese nuevo acuerdo, que quiere que sea por el máximo salarial. Ese contrato depende de si se queda o se va: si se queda podría llegar a los 221 millones por 5 años; si se va, a 164 millones por 4 años. La clave están en espacio en la masa salarial de la que disponga la franquicia, lo que le puedan ofrecer en consonancia con las reglas de la NBA, y es algo que a los Warriors ya les va escaseando conforme el equipo se hace más y mejor.

Ahí entran los demás jugadores. Por ir a lo magro, Klay Thompson es -sin contar a Durant- el siguiente jugador importante que tendría que renovar. También será agente libre en 2019. El escolta jugó en verano con otra posible salida, pero tras el inicio de la temporada las posturas se han ido acercando. Podría perdonar dinero de nuevo para continuar al lado de Steph Curry como ‘Splash Brothers’.

Draymond Green es, como él mismo reconoce, el último de la fila. El ala-pívot será libre en 2020 y para él podría quedar ya poco dinero, o por lo menos una cantidad mucho menor a la que podría merecer en base a sus muchos méritos en esta era dorada de la franquicia. A lo mejor es por ello por lo que el que ha explotado contra Durant y sus medias tintas contractuales es él, el jugador que le llamó justo después de la dorolorísima derrota de 2016 sentado en su coche para rogarle que fichara por su equipo.

Las cuentas están hechas. Según Forbes, a día de hoy se debe contar con que Cousins y Livingston no continúen y con que Thompson y Green rebajen sus expectativas económicas de cara al futuro para que las cuentas de Bob Myers (mánager general, responsable deportivo) cuadren dentro de dos años.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*