El avance tecnológico provoca una ola de despidos sin precedentes en la banca mexicana

Los dos mayores bancos mexicanos se han embarcado en las últimas semanas en una oleada de despidos masivos que amenaza con extenderse al resto de la competencia. El primero en hacerlo fue Banorte, la segunda entidad financiera del país norteamericano por activos, que tras culminar su fusión por adquisición con Interacciones prescindió en julio de medio millar de empleados por duplicidades. El segundo fue el líder absoluto del mercado, BBVA Bancomer, que en septiembre anunció que eliminaría 1.500 trabajadores —el 4% de la plantilla— en un intento por adaptarse a la nueva realidad tecnológica, en la que es necesario mucho menos personal para llevar a cabo el mismo volumen de operaciones. Y a mediados de octubre, Citibanamex firmó el finiquito de 2.000 empleados para “simplificar y agilizar” su estructura organizativa. Estos recortes se anunciaron antes de que Morena, el partido del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, pusiese en marcha una iniciativa parlamentaria para restringir las comisiones que cobran los bancos en el país norteamericano.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*