Los Lakers arrasan Miami con un LeBron estelar (51+8+3+2)

Si hace dos partidos se hablaba de la mejor actuación de LeBron con los Lakers (44 puntos, 9 rebotes, 10 asistencias y 3 tapones ante los Blazers), esta noche ha vuelto a superarse. Le ha hecho 51 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias y 2 robos a los Heat. Y metiendo un 61,3% de tiros, un 75% de triples. ¿Se puede decir que estamos ante el mejor LeBron de su carrera? En los últimos partidos desde luego está a la altura del mejor, y jugando menos minutos que nunca. Está por encima de sus promedios en puntos, rebotes, tapones, porcentaje de tiros de campo y de triples, y muy cerca en asistencias y robos.

Y los 51 puntos que le hizo a los Heat rompen varias marcas históricas. La primera de ellas llama la atención sobre manera. Es su primer triunfo en Miami desde que volviese a los Cavs en 2014 (su récord allí era de 0-7). Y ahora vamos a entrar en la historia. Es el quinto jugador con partidos de 50 puntos en tres equipos distintos (los otros son Jamal Crawford, Bernard King, Moses Malone y Wilt Chamberlain). También se ha quedado sólo como sexto jugador con más partidos de 50, dejando atrás a Allen Iverson. Lleva 12 en su carrera y por delante tiene a Rick Barry (14), Elgin Baylor (17), Kobe Bryant (25), Michael Jordan (31) y un inalcanzable Wilt Chamberlain (118). Además, se convierte en el tercer jugador que en su temporada 16 o más en la liga es capaz de alcanzar los 40 puntos en más de un partido. Kobe Bryant lo hizo en su 16ª (5 veces) y en su 17ª (ocho veces), y Kareem Abdul-Jabbar en su 17ª (tres veces). Los tres, por cierto, lo han logrado con la camiseta de los Lakers. Y otro dato que habla de hacia dónde va la NBA. LeBron es el sexto jugador que logra un partido de 50 puntos en lo que va de temporada. Es el doble que en cualquier otro año hasta diciembre.

Lo cierto es que la única diferencia entre unos Lakers del montón y unos que peleen de verdad por objetivos importante está en el resto de la plantilla. Con LeBron sabes que vas a poder contar, pero cuando sus compañeros juegan como anoche, entonces este equipo si que se puede convertir en un problema para los grandes. Más allá de los números, que ninguno hizo nada fuera de lo normal, fue la forma de funcionar como equipo. Con todos los jugadores siendo agresivos tanto en ataque como en defensa desde el primer minuto al último. Esta vez no hubo desconexiones de las que ya les han costado alguna que otra victoria. Fue, podríamos decir, los Lakers con los que sueñan sus aficionados. Y son unos Lakers que ya están en playoffs, séptimos, y a sólo dos victorias del líder. Algo que pocos podían esperar y que el devenir de este primer mes hace posible.

Los Heat, por su parte, tienen suerte de estar en el Este. La postemporada les queda a un partido y medio aún sin demostrar nada para estar en ella (en el Oeste serían penúltimos a tres). Son seis victorias por diez derrotas y la sensación de que no están en disposición de pelear contra equipos buenos, ya no digamos con los mejores. Wayne Ellington fue el máximo anotador (19) seguido de Dragic y Richardson (17). este último fue expulsado y lanzó una de sus zapatillas a la grada en un gesto de impotencia. Mal asunto como pintan estos Heat.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*