Los Warriors necesitan a Curry ya: tercera derrota consecutiva

La situación de los Golden State Warriors empieza a ponerse muy fea. La derrota de anoche en San Antonio les hizo perder tres posiciones de golpe y ahora son cuartos en un Oeste más incierto que nunca. Si esta próxima madrugada ganan Thunder y Nuggets caerían a la sexta plaza. Es su tercera derrota consecutiva, la quinta en los últimos siete partido. Desde que Steve Kerr es su entrenador los Warriors nunca habían perdido tanto en en ese número de encuentros.

Desde el incidente entre Durant y Green parece que todo lo malo que les pasa tiene que ver con eso, y en gran parte es verdad. Pero con todo el ruido que ha generado esta situación a veces se olvida que Stephen Curry lleva seis partidos y medio sin jugar desde que se lesionase ante Milwaukee y, lo que es peor, aún no hay fecha para su regreso. El resultado de su ausencia son dos victorias y cuatro derrotas, aparte del repaso que les dieron los Bucks. Pero no sólo eso. El equipo ha bajado sus prestaciones hasta el punto de no parecer el mismo. Con Curry anotan 122,4 puntos de media, sin él 104,8. Con el base su diferencia final en los partidos es de +10,6 puntos, sin él es de -3. Y lo que quizá ha hecho más famoso a este equipo y a Stephen Curry en particular: los triples. Con él en cancha los Warrios aciertan un 42% de sus tiros de tres, sin él un 32%.

Del partido poco se puede decir, porque fue un dominio casi constante de los Spurs. Ganaron todos los cuartos y sólo un arreón visitante en el último puso su victoria en peligro. Pero Durant Y Thompson solos ahora mismo no les da para ganar a los de la Bahía. Entre otras cosas porque se tienen que jugar casi todo y no las están metiendo. Anoche entre los dos firmaron un 19/51 en tiros de campo y un 4/19 en triples. Sólo Quinn Cook les echó una mano con sus 16 puntos y 8 rebotes desde el banquillo. Puede que en las buenas el banquillo de los Warriors aporte, pero en las malas cada vez está más claro que será difícil que ayuden a resolver los problemas. Y ojo porque la racha negativa podría alargarse. El miércoles les visitan unos Thunder en plena racha de victorias y el viernes los nuevos líderes del Oeste, los Blazers.

Para los Spurs la victoria es balsámica, ya que llevaban cinco derrotas en los últimos seis partidos y se habían caído de playoffs (aún están a medio partido de la octava plaza). Anoche sí que funcionaron a máximo rendimiento sus dos estrellas. LaMarcus Aldrige (24+18, 62,5% en tiros de campo) y DeMar DeRozan (20+6+9) unieron fuerzas, algo que no está siendo tan habitual. De todos modos si quieren confirmar que van a revertir la situación el calendario que les viene es terrible: Pelicans, Grizzlies, Pacers y Bucks, todos esta misma semana. Veremos el domingo en qué situación se encuentran dos de los equipos más dominadores de este siglo y que, por diferentes razones, no están pasando su mejor momento.

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*