LeBron: «El traspaso de Kyrie Irving fue el principio del fin»

Este jueves es Acción de Gracias, una de las grandes celebraciones familiares en todo Estados Unidos y un día, en lo deportivo, reservado para la NFL. La NBA no programa partidos para esa jornada… pero sí pone toda la carne en el asador en la previa. Por eso mañana, en España la noche del miércoles al jueves, se disputa una tremenda jornada en la que destacan el Warriors-Thunder y un Cavaliers-Lakers que supone el único partido de LeBron James en Cleveland en su primera temporada desde su salida en julio. Solo vería para unas hipotéticas Finales que difícilmente jugarán los Lakers y de ninguna manera jugarán los Cavs.

Joe Vardon, que le siguió durante su segunda etapa en los Cavs (2010-14) para The Plain Dealer y ahora cubre a los Cavs para The Athletic, ha hablado con el 23 sobre su regreso, que en principio no tendrá nada que ver con el terrible recibimiento que le dio el Quicken Loans en 2010, cuando visitó por primera vez Ohio con Miami Heat. Lo normal ahora sería incluso que LeBron fuera vitoreado ya que en Cleveland más o menos todos habían asumido su salida. Aunque cuando regresó en 2014 aseguró que lo hacía para retirarse en los Cavs, finalmente optó por volver a irse, esta vez a Los Ángeles. Ahora no le preocupa lo que pase en The Q lo más mínimo: “No me importa nada, no creo que el recibimiento sea como el de 2010, desde luego, pero estoy en un momento personal muy distinto al de entonces y me dan igual esas cosas. La única obligación que tiene la afición de los Cavs es animar a su equipo y yo ya no juego en él”.

El título de 2016, el increíble trabajo de su fundación en Ohio y la certeza de que había hecho lo imposible para competir contra unos Warriors de un nivel histórico, provocaron un divorcio esta vez sin dramas, así que tampoco debería tenerlos su regreso. Claro que es mucho más interesante su reflexión sobre la salida de Kyrie Irving, traspasado a Boston Celtics en el verano de 2017: “Todo el mundo sabe que ese fue el principio del fin de todo. No es un secreto”. Además, LeBron no culpa a Koby Altman, el general manager recién llegado entonces, muy joven y sin ninguna experiencia: “Con cosas como aquella te da cuenta de que no era Kobe, y no quiero que se tome como algo contra él, el único que toma las decisiones. David Griffin sí lo era… y por eso no siguió en la franquicia”. Un dardo obvio a su gran enemigo histórico en los Cavaliers, el dueño Dan Gilbert.

Vardon ofrece una perspectiva muy interesante sobre el movimiento que revolucionó la NBA aquel verano y que propició la futura salida de LeBron, que menos de un año después firmó por los Lakers. Según este periodista, el general manager Koby Altman le aseguró a LeBron por teléfono que no traspasaría a Kyrie apenas minutos antes de que se hiciera oficial el traspaso. Los Cavs afirman que no sucedió así pero también dejan caer que todo el mundo tiene su parte de culpa: LeBron no se comprometió a seguir a largo plazo si se retenía a Kyrie y no hizo nada por suavizar los problemas con el base cuando este filtró que quería irse a cualquier precio, precisamente para dejar la alargadísima sombra de LeBron, que en cualquier caso dijo a su general manager que en caso de traspasar a Irving, no hiciera la operación con los Celtics.

Finalmente, Kyrie se fue precisamente a los Celtics y el futuro de LeBron en los Cavs quedó comprometido de forma definitiva. Ahora, el alero llega a su Cleveland con la camiseta de los Lakers y para medirse a un equipo que es el peor de la NBA en el primer tramo de la temporada (2-13).

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*