Abucheos en el Garden para los Celtics tras caer ante uno de los peores equipos de la NBA

Los Celtics son una banda en estos días del año. Así lo entiende también la afición del Garden, que hasta abucheó a su aguerrido equipo en algunas fases del partido ante los Knicks. No es para menos, ya que terminaron perdiendo por 109-117 ante uno de los peores equipos de la Conferencia Este y se ponen ya con 9-9 en la tabla, sólo un 50% de victorias para un equipo que se supone que debe luchar por ganar esa parte del cuadro cuando llegue la primavera.

La defensa de Boston fue un canto al horror, al menos en la primera parte. Las transiciones hacia atrás, y más para un equipo que se caracteriza por ir rápido y bien de un lado a otro de la cancha, eran de alfombra roja para unos Knicks que, viendo el panorama, sacaron todo el rendimiento posible. Trier y Burke hacían y deshacían a su antojo, Vonleh tiraba y metía triples totalmente liberado, Kanter hacía números con muy poco, Knox resolvía bien sus lanzamientos…

Llegaron a ir perdiendo por 26 (33-59, minuto 21) y ahí les hizo clic el cerebro: no se podía aguantar la situación. Luego intentaron la desesperada, la que muchas veces han hecho estos últimos años con un resultado más que aceptable para ellos, pero esta vez sí que no hubo victoria.

Kyrie Irving se puso las pilas y lideró la reacción verde, poniendo en la frontera de los diez a su equipo con cuatro buenas acciones en cinco minutos. Dos triples de Kevin Knox, sin embargo, volvían a estirar la ventaja para los visitantes al entrar en el último cuarto. Gordon Hayward, saliendo esta vez desde el banquillo, estuvo acertado para de nuevo acercar a su equipo en los últimos instantes.

Pero era el momento de que el mejor del encuentro, Trey Burke (29+6+11), sentenciara con un triplazo jugándose el uno contra uno frontal ante Tatum a falta de 12 segundos. Burke se ha convertido en el primer jugador que consigue 25 puntos y 10 asistencias con los Knicks siendo suplente en los últimos 25 años.

Los Celtics, como dijo Brad Stevens al final del encuentro, deben pensar si son «tan buenos como se esperaba»: «A lo mejor esto ya no es una llamada de atención y es que tenemos, simplemente, que jugar mejor. Los resultados hablan por sí mismos».

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*