Los Celtics se aprovechan del colista para tomarse un respiro

Boston ha roto una mala racha de tres derrotas seguidas. Lo ha conseguido en Atlanta, en la casa del que ahora es el colista de la Conferencia Este (Hawks) y en un partido que le ha servido para poner algunas cosas en orden pero sin poder sacar nada en claro para el siguiente.

El equipo de Massachusetts se fue muy fácil en el marcador en el primer cuarto, descerrajando con un estruendoso parcial de 23-45 que ya valió para adormilar de forma permanente el resto del encuentro.

El cuadro de Lloyd Pierce no dio muestras en ningún momento de tener lo necesario para volver a acercarse en el marcador, yendo a una rotación más larga de lo normal al ver que el partido en sí ya no tenía remedio.

Lin (19+10), Len (17 puntos) y Collins (16 puntos) hicieron buenos números, pero estériles. En los Celtics destacó la buena defensa exterior, dejando al rival en un 17% desde la línea de tres, y que seis de sus jugadores (Baynes, Tatum, Irving, Brown, Rozier y Hayward) acabaran con dobles dígitos de anotación.

Para los Celtics es un soplo de aire fresco con el que esperan cambiar la tendencia después de colocarse con un pírrico -para lo que se espera de ellos- 50% de victorias. Los Hawks lo tienen más crudo, ya que suman ya 16 derrotas por sólo 3 victorias.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*