Marc se enfrenta hoy a Fizdale: «No creo que nos abracemos»

Esta noche (00:00 hora española) los Knicks, que vienen de ganar a Celtics y Pelicans, en el mejor momento de la temporada, visitan a unos Grizzlies que perdieron en la prórroga ante los Clippers pero siguen (12-6) en la cabeza del Oeste. Solo Raptors y Bucks tienen en toda la NBA menos derrotas que los de Tennessee que, y esa es la gran intrahistoria del partido, se reencuentran con David Fizdale, ahora técnico de los Knicks y que entrenó a los osos en la temporada 2017 y el arranque de la 2017-18.

En su primera campaña, la única completa, los Grizzlies ganaron 43 partidos (43-39) y cayeron en primera ronda de playoffs ante los Spurs (4-2). En la segunda fue despedido de forma fulminante y tras un 7-12 que incluyó ocho derrotas seguidas. La prensa se centró en sus diferencias con Marc Gasol, al que sentó en todo un último cuarto contra Brooklyn Nets, y cuya falta de entendimiento coleó incluso meses después de la salida de Memphis de un entrenador que venía de trabajar con Spoelstra en Miami y al que se le encargó evolucionar el estilo que había dado tantos éxitos durante el lustro anterior a los Grizzlies, que ahora brillan otra vez, de nuevo con su baloncesto de defensa y juego duro, con JB Bickerstaff como entrenador, primero interino tras la salida de Fizdale y ya con un contrato por tres temporadas.

Marc Gasol ha hablado de su reencuentro con Fizdale. Le quita morbo al asegurar que hablaron durante el verano pero reconoce que seguramente no se abrazarán cuando coincidan en la pista: “Hablamos, nos dijimos lo que pensábamos y pasamos página. Son conversaciones privadas que quedan en ese ámbito. Vives, aprendes e intentas que ciertas cosas no se repitan. Eso es lo importante: los dos somos mejores profesionales y mejores personas ahora por lo que hemos aprendido. Pero no creo que vaya a haber abrazo ni nada así, los dos somos muy competitivos. Los dos sabemos lo que pasó y no es personal. Ya no se puede cambiar lo que pasó, solo lo que viene en el futuro”.

Uno de los rumores que se extendieron sobre Fizdale es que no tiene feeling con las estrellas europeas, y Marc también ha reconocido, en declaraciones que recoge el New York Post, que habló con Kristaps Porzingis (que sigue recuperándose de una lesión de rodilla) cuando Fizdale firmó para ser su nuevo entrenador en los Knicks: “Me preguntó mi opinión y le dije que es un gran entrenador y que les iba a ir muy bien con él. Tiene mucha personalidad, carisma, llama la atención… es bueno en eso”.

Y Fizdale, por su parte, también quitó hierro al reencuentro: “Lo tratamos como adultos. Hay mucho amor ahí, pusimos mucha energía en el tiempo que estuvimos juntos. Sé que se sigue tratando de vender el problema entre él y yo, pero ya ha pasado mucho tiempo y los dos sabemos que ambos actuamos con la mejor intención. Queríamos ganar, competir. Ahora es parte del pasado y todo está bien. Quiero pensar que ayudé a que Marc creciera como jugador”. Algo que el pívot español concede, sobre todo en lo que se refiere a su evolución como tirador de tres: “Sin ninguna duda. Soy mejor jugador gracias a David, lo sé al 100%. Aunque la temporada pasada fue muy dura para todos, yo he seguido mejorando, y parte de ese crecimiento se lo debo a él”.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*