Durant, otra vez con la capa de superhéroe, salva a los Warriors

Los Warriors volvieron a salvar un partido que se les puso muy cuesta arriba y ante un rival que está jugando infinitamente mejor de lo que la mayoría esperaba. Los Orlando Magic, que venían de ganar en el Staples a los Lakers, a punto estuvieron de dar la campanada en Oakland, pero Kevin Durant se puso el mundo por montera y dejó la victoria en casa.

Con la atenta mirada de Stephen Curry desde el banquillo (ya ha vuelto a entrenar con el grupo) el ’35’ de los Warriors ejerció de lo que es, un elegido, para sofocar la rebelión que estaban poniendo en marcha los Magic, que se fueron al descanso 17 puntos arriba. Hay que alabar y mucho el trabajo de los de Orlando, que después de esta derrota se ponen por debajo del 50%, pero que ahora mismo están en disposición de ganar a cualquiera. Ya sólo eso da idea del nivel que están mostrando.

Y por encima de todos Nikola Vucevic, que está completando la temporada de su vida. Tiene sus mejores registros en todo (puntos, rebotes, asistencias, tapones, porcentajes desde todas las distancias). Anoche acabó con un 30+12+6. Falló algunos tiros decisivos en los últimos minutos, pero eso sólo les pasa a quienes toman la responsabilidad. Y Vucevic ahora mismo sabe que es el líder de este equipo y no se esconde.

Pero enfrente tenía a uno de los mejores jugadores del planeta, que venía de meterle 44 puntos a los Kings y que esta vez les hizo 49 a los Magic. Los 93 puntos en los dos últimos partidos es su récord personal en dos encuentros consecutivos. Es la tercera vez que consigue encadenar dos partidos de +40 y es su segunda mejor anotación desde que está en los Warriors. En los últimos 3 minutos metió 10 puntos, cogió dos rebotes, dio una asistencia y le puso un tapón espectacular a Vucevic.

Klay Thompson esta vez sí tuvo un buen día en el tiro. Acabó con 29 puntos, 11/23 en tiros de campo, 6/12 en triples, uno de ellos vital para empatar el partido a 1:45 del final. Los Warriors se van ahora al Este, a una gira de 5 partidos que empieza este jueves en Toronto. Se verán las caras los dos mejores equipos de la liga por récord. La última vez que los Warriors se enfrentaron a un equipo top de la otra conferencia Curry se fue lesionado y ellos humillados en su propia casa por los Bucks. Ese día todo empezó a torcerse. Ahora esta gira puede volver a poner las cosas en su sitio. El destino es caprichoso y el último de los 5 partidos es en Milwaukee y, seguramente ya con Curry, al que se espera en breve.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*