Los Lakers de LeBron sufren su peor derrota de la temporada

Los Nuggets han bajado a La Tierra tras su sideral inicio de temporada. Su 9-1 en los 10 primeros partidos -la única derrota en aquella racha fue ante los Lakers, por cierto- ha menguado con la suma de más jornadas, pero no así la senda sobre la que vienen trabajando. Las dotes ofensivas no se pierden del día a la noche y los de Malone ha demostrado de nuevo ante el nuevo equipo de LeBron James lo peligroso que puede ser jugando a más revoluciones de las que muchos acostumbran.

En un encuentro bastante alegre de ver los Nuggets pasaron por encima de los Lakers, venciendo por un 117-85 (+32) que supone la peor derrota de los de Los Ángeles esta temporada, gracias a la presión que les pusieron jugando rápido, forzando porcentajes bajísimos de tiro (menos de un 40% en tiros de campo, 5/35 en triples) a los aquí vestidos de púrpura.

Los Nuggets apostaban por ir fuerte hacia el aro y por las buenas continuaciones tras bloqueo en el inicio, con LeBron distribuyendo y yendo igualmente vehemente hacia la canasta contraria para los Lakers. El equipo local no se despegaba pese a intentarlo, sólo mantenía cortísimas ventajas hasta que el paso de los minutos y el cambio de ritmo que aportaron los suplentes les mereció el primer estirón en el marcador. El triple con el que Kentavious Caldwell-Pope cerró el primer cuarto ejerció de sostén momentáneo (30-26), pero poco después Denver llegaría a desparramar también con las buenas ayudas defensivas que planteaba en las zonas exteriores.

Se fueron a un +10 los Nuggets. Un 2-10 de parcial de los Lakers en el minuto 22 sería su último buen servicio en el partido, que se dinamitó a la vuelta de los vestuarios. Hernangómez (12 puntos) brillaba con matazos sobre rivales y tiros con adicional, Millsap (20+11) ejercía del patriarca que Malone ve en él y Beasley (20 puntos) destrozaba a la segunda unidad del rival en la que estaba su homónimo.

Los Lakers empezaron a no ver aro y se enroscaron en un cable para no poder salir. Entre el final del tercer cuarto y el principio del último la distancia se disparó lo suficiente como para que Walton diera por perdido el encuentro, pero los minutos de la basura fueron todavía un peaje más caro teniendo en cuenta el final.

Es la segunda derrota seguida para los Lakers. Para los Nuggets, sin embargo, esto supone recuperar el 75% de victorias en su balance total (14-7).

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*