Los Lakers ganan fácil en el peor partido del año de Doncic

Los últimos días (y semanas, pero especialmente días) todo habían sido piropos y alabanzas a Luka Doncic. En Estados Unidos empezaba a calar la idea de que los Dallas Mavericks son ya su equipo más que de ningún otro y que sus estupendas actuaciones individuales día sí día también estaban íntimamente relacionadas con las victorias del equipo (llevaban tres seguidas, 7-3 en los últimos diez partidos). Si todo esto es cierto se puede entender que hoy los Mavs hayan perdido como lo han hecho en Los Ángeles.

Porque Doncic ha hecho el que probablemente ya sea su peor partido desde que debutó en la NBA. Con una serie de lanzamientos de 2/13 y 0/5 en triples se quedó en 6 puntos. Es la primera vez que no llega a los dobles dígitos en anotación. La estupenda defensa exterior de Lonzo Ball y Brandon Ingram, que cuando se ponen son de los mejores en eso, secaron totalmente al esloveno que acabó borrado de la cancha. Y claro, eso lo tenía que notar su equipo.

Es verdad que en el resto de apartados estuvo más o menos en sus cifras o por encima en el caso de los robos (3) y los tapones (2), pero en líneas generales fue un día para olvidar. En realidad, quitando Harrison Barnes (29 puntos, 4/6 en triples, ya es la mejor baza ofensiva del equipo) pocos más recordarán este encuentro con cariño. El partido se les fue en el segundo tiempo (61-45 para los Lakers) y sobre todo en el tramo intermedio del último cuarto, cuando estuvieron unos cuatro minutos sin anotar. Ahí aprovecharon los locales para dar el arreón final y sentenciar el encuentro. Ni siquiera necesitaron un partido estratosférico de LeBron James (28+5+4).

Los Lakers consiguen su séptima victoria en los últimos diez partidos y ya se ven sextos de su conferencia gracias a la derrota de los Blazers en casa ante los Nuggets. Cierran noviembre con 10 victorias y 4 derrotas, la primera vez desde marzo de 2012 que consiguen 10 triunfos en un mes. Están a dos partidos y medio de los sorprendentes líderes, sus vecinos los Clippers. Y aunque aún tienen algún partido malo de vez en cuando, cada vez dan más sensación de seguridad y, esto no es sensaciones sino hechos, de ganar más que perder. Y eso sólo puede llevarles a un sitio: los playoffs.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*