Harden (50+10+11) ejerce de MVP y arrasa a los Lakers

Por fin un partido fuera de lo normal de Harden le sirvió a los Rockets para ganar. Hasta ahora habían perdido, entre otros, contra Clippers (31+4+14 de Harden), Jazz (29+5+7), Pistons (33+2+8), Cavs (40+4+13), Wizards (54+8+13), Mavs (25+11+17), Wolves (29+4+8) y otra vez Mavs (35+4+8). Actuaciones que la temporada pasada aseguraban victorias y que esta ya no lo hacen. Pero lo de hoy fue de tal magnitud que a los Rockets no les quedó más remedio que ganar.

Porque Harden acabó con 50 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias. Es su segundo triple-doble de la temporada y el cuarto de su carrera con 50 puntos o más. Se convierte en el jugador que más veces lo ha conseguido en la historia de la NBA, desempatando con Westbrook, y con dos más que Chamberlain y Baylor, los otros dos jugadores con más de un triple-doble de estas características. Además, se une a Wilt Chamberlain como el único jugador en hacerle un 50+10+10 a los Lakers.

La relación de jugadas a destacar es infinita. Pero hay una que es representativa de lo que fue su partido. Aún en el primer cuarto posterizó a JaVale McGee en uno de los mates del año. El pívot de los Lakers, cuarto máximo taponador de la liga y que ya había bloqueado 11 mates en lo que iba de temporada pareció un principiante en esa jugada. Harden avisaba desde el principio lo que les esperaba a los Lakers.

El partido, en realidad, no se resolvió hasta los últimos siete minutos, cuando los Rockets pegaron un tirón que los Lakers fueron incapaces de seguir. Hasta entonces todo estuvo muy igualado e incluso justo antes de esos últimos minutos los Lakers se pusieron por delante. Pero al final no supieron responder al festival anotador de Harden. Entre los cuatro siguientes anotadores de su equipo (Capela 16, House Jr. 15, Paul 14 y Gordon 13) metieron sólo 8 puntos más que el actual MVP.

Los Lakers se apoyaron como siempre en LeBron (29+5+4+2) y esta vez también en Kuzma (24+3+5+2). El equipo angelino había perdido un solo partido de los últimos siete y de ganar se habría colocado a medio partido del liderato. Es un tropiezo que, depende de cómo progresen los Rockets se verá más o menos negativo. Ahora tienen un gira de tres partidos por el Este (Hornets, Wizards y Nets) que, en principio, podría ser bastante más difícil. Y después recibirán a Pelicans y Grizzlies antes del partido del día de Navidad en la cancha de los Warriors. El objetivo ahora mismo para los de púrpura y oro no debería ser otro que llegar a ese encuentro a tiro de victoria (o casi) del actual campeón.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*