Las vidas arrasadas por la nueva pobreza en Brasil

Hace casi tres años que el desempleo y la pobreza merodean a la familia de Janusa Santana, de 63 años. La primera víctima fue ella misma. En 2016, la cuidadora de ancianos fue despedida de la clínica donde ganaba más de un salario mínimo. Meses más tarde fue el turno de su hija: perdió el puesto de dependienta en un colmado. Así pues, las dos, que dividen una casa de una habitación, salón y cocina en el Morro da Macumba —una favela de 10.000 habitantes en la zona sur de São

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*