Los piratas rusos intentaron desacreditar a Robert Mueller tras el triunfo de Trump, según dos informes

Los tentáculos del Kremlin durante las presidenciales estadounidenses de 2016 se extendieron mucho más allá de lo reconocido hasta ahora por las grandes tecnológicas. Dos exhaustivos informes elaborados para el Senado de EE UU señalan que los responsables de las principales redes sociales pueden haber “tergiversado o evadido” la información en las declaraciones que en su día prestaron en el Congreso, según los borradores a los que han tenido acceso The Washington Post y The New York Times. Hubo más redes sociales implicadas y con mayor alcance. Además, ahora se sabe que los esfuerzos de los piratas rusos continuaron pasadas las elecciones con un nuevo objetivo que antes no circulaba en su campaña de desinformación: el fiscal especial Robert S. Mueller, quien lidera la investigación de la trama rusa.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*