Palo para los Rockets: fin a su racha y otra lesión de Chris Paul

Parece que la temporada de los Rockets no va a ir nunca cuesta abajo. Esto, la suma de problemas, a veces parte proyectos pero a veces, es su esperanza, envía a los equipos endurecidos al máximo a los playoffs. Si la temporada pasada todo eran halagos y artículos sobre cómo James Harden y Chris Paul habían encajado y cómo la defensa había dado un salto de calidad con olor a campeonato, ahora todo son polémicas arbitrales, vaivenes… y lesiones. Despué de cinco victorias seguidas, los Rockets cayeron en Miami (101-99) en un partido agónico, sufrido, con muchos golpes y parones, unos últimos instantes en los que Wade falló dos veces la sentencia y a Eric Gordon se le salió el triple del triunfo… y, sobre todo, en el que Chris Paul volvió a sufrir una lesión muscular, esta vez en el muslo izquierda, que según Mike D’Antoni le tendrá de baja «algún tiempo». Hoy le harán nuevas pruebas.

El fin de otro pequeño tramo de felicidad deja a los texanos en 16-15, flirteando con las últimas plazas de playoffs del Oeste, muy lejos de donde se les esperaba hacia el fin de año. La pasada temporada la derrota número 15 llegó el 1 de abril, después de 62 triunfos. Para los Heat es un 14-16 que les mantiene a la caza de puerta trasera de las eliminatorias del Este. Y tres derrotas seguidas con mucho mérito: juegan sin Dragic, Winslow, Waiters…

Paul se fue con el marcador en 38-45 después de un 23-36 en el inicio del segundo cuarto. Los Heat le dieron la vuelta en el tercero (64-63) pero colapsaron en el último, cuando un 88-77 se convirtió en un 91-92 a 4:26 del final. Entonces apareció Tyler Johnson, con siete puntos casi seguidos y un tapón a un Harden que se quejó después de que había tenido problemas de visión y concentración por un golpe en el ojo izquierdo de Adebayo. Antes de Tyler (19 puntos), habían apretado Josh Richardson (22+6+7) y James Johnson (11+5) para unos Heat que cerraron la pintura y contaron con que a los Rockets no les bastara solo meter triples.

Y así fue: un 61-41 en rebotes (20-8 en ataque), un 14-7 en puntos tras pérdida, un 52-20 en la pintura… datos que compensaron la diferencia desde la línea de tres: 9 los Heat, 18 (18/54) los Rockets, que una noche antes habían batido el récord en un partido (26) y que ya tienen también el de dos seguidos (44). Pero hicieron muy poco más allá de eso y de otra catarata de tiros libres de Harden: 15/18 para 35 puntos y 12 asistencias pero más volumen que efectividad: 6/14 en triples, 3/11 Tucker, 5/13 Gordon, 2/11 entre Green y Knight…

No les bastó a los Rockets, aunque estuvieron a ese triple final de Gordon de sumar la sexta victoria seguida. Ahora llega una prueba muy importante, que será muy empinada en función de cuánto tiempo esté de baja Paul: nueve derrotas seguidas sin él desde la temporada pasada, 1-7 esta si faltan él o Harden. Y vienen Spurs, Thunder (en Navidad), Celtics, Pelicans, Warriors, Blazers, Nuggets y Bucks. A ver cómo cambia el año para un aspirante al anillo que no lo ha parecido en casi ningún momento de la temporada.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*