Klay vuelve a la vida y los Warriors se vengan de los Blazers

Los Golden State Warriors llegaban a Portland con la necesidad imperiosa de ganar. Una derrota no comprometía su posición en la tabla (los tres primeros del Oeste tienen margen con el resto), pero habría encendido todas las alarmas. Después de perder sus dos últimos partidos en casa, caer por tercera vez consecutiva teniendo a todos sus jugadores en la cancha sería difícil de explicar.

Pero no. Esta vez se parecieron bastante más al equipo que ha dominado con puño de hierro la liga en los últimos años. Y en gran parte fue gracias a Klay Thompson. El escolta no estaba acostumbrando esta temporada a ver como entre Kevin Durant y Stephen Curry tenían que hacer todo. Ha completado más actuaciones del montón que otra cosa. Pero anoche en Portland volvió el mejor Klay. Esa tercera punta del tridente de los Warriors que cuando está activa convierte al equipo de Oakland en una misión imposible para las defensas.

Llevaba más de dos semanas sin meter cuatro triples. Algo fuera de lo común para uno de los mejores tiradores de la historia. Ayer acabó con ese número de tiros de tres y, cuando metió el último de los cuatro, miró a su mano y le dijo: «Te he echado de menos», en uno de los gestos de la noche. Acabó con 32 puntos, con un 57,1% en tiros de campo, a los que añadió 4 rebotes. Todo esto sumado a los 25 puntos por cabeza de Curry y Durant fue suficiente para llevarse la victoria.

En los Blazers Lillard lo intentó todo, pero esta vez, a diferencia del jueves, le falló C.J. McCollum. Él metió 40 puntos, con 14/23 en tiros de campo y 6/13 en triples, pero el escolta se quedó en 14, con un triste 6/17 en tiros y un horroroso 0/5 desde el perímetro. Sólo Nurkic, que lleva ya unos cuantos partidos a un nivel tremendo, estuvo a la altura: 21 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*