Harden bate récords y los Grizzlies se hunden en el Oeste

Los Grizzlies tuvieron un excelente inicio de temporada, un regreso al grit and grind en el que la temporada 2017-18 (22-60) parecía poco más que una pesadilla de repente lejana. Estuvieron 12-5, metiendo en vereda con su defensa a todos los rivales. Pero las cosas llegan al cambio de año torcidas y claramente a la baja: 7 derrotas en 10 partidos y 18-18, ya en el décimo puesto de un Oeste que no espera a nadie y en el que su último verdugo, los Rockets (113-101) son casi de repente quintos (empatados con el cuarto): 21-15 con 10 victorias en 11 partidos.

Y todo sin Chris Paul, lesionado, y ahora también sin Eric Gordon. Pero da igual, porque James Harden está en trance. Dos triples desde lejísimos sellaron el 61-38 al descanso, su marca de agua en un partido que cerró con 43 puntos, 10 rebotes y 13 asistencias. Y un 6/12 en triples. A ritmo de, ahora mismo, repetir MVP (o de aspirar a ello), y en absoluto estado de gracia, se ha convertido en el tercer jugador de los últimos 30 años, se une a Michael Jordan y Kobe Bryant, que suma 400 puntos en un tramo de diez partidos. Es el primero de la historia con ocho partidos seguidos con al menos 35 puntos y 5 asistencias. Deja atrás a Oscar Robertson, el que más triples-dobles con al menos 40 puntos totalizó: 22. Russell Westbrook está en 11 y Harden ya en 10. También igualó un récord de Stephen Curry con siete partidos seguidos anotando un mínimo de cinco triples.

Y eso con su rotación desguarnecida, sin Paul y ante la teóricamente temible defensa de los Grizzlies. Harden calentó como suele: forzando tiros libres, anotando triples y asistiendo a sus compañeros (7/9 en tiros Capela, 6 triples Green…) tras partir la defensa rival con sus penetraciones. Su forma de jugar es la que es, con sus extraordinarias virtudes estéticas pero también con esos peros ya conocidos y que cada vez generan también más debate: perdió 9 balones, en gran parte el precio de gobernar absolutamente el ataque de su equipo, y batió su récord de tiros libres lanzados: 27 (anotó 21). Los Grizzlies, en total, tiraron 30. Con esa avalancha desde la personal, Harden se convirtió en el primer jugador que logra 43 puntos con solo 8 canastas en juego (8/19).

Porque si los Rockets han dejado atrás su terrible arranque de temporada, los de Tennessee empiezan a verse con el agua al cuello, cada vez más enredados en su juego de ataque y con un feo debate abierto sobre el poco uso que JB Bickerstaff da en los últimos cuartos al rookie Jaren Jackson. Conley acabó con 19 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias y Marc con 14+12+4, pero los Grizzlies se están quedando cortos ante la terrible exigencia del Oeste. A ver cómo empieza 2019…

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*