Doncic y Smith le amargan la titularidad a Willy con una paliza

Los Mavericks van saliendo poco a poco del pozo en el que se metieron a finales del ya pasado 2018, cuando acumularon seis derrotas seguidas. Se enfrentan a un calendario no muy benigno, pero con oasis como el que vieron en Charlotte. El equipo de Carolina del Norte estuvo realmente desdibujado y le hizo las cosas muy placenteras a los de Texas. Dallas venció por por paliza, 84-122.

Era la oportunidad para Willy Hernangómez. Como contábamos en la previa, James Borrego planeaba apostar por el español como titular tras la lesión de Cody Zeller, habitual pívot de apertura, en una mano. Y así fue. Willy vio de nuevo minutos de inicio, aunque el encuentro no pudo ser peor para empezar esta nueva -quién sabe si duradera- etapa, este intento por ganar más hueco en la rotación del equipo de cara al futuro.

No fue, sin embargo, culpa suya. No en una medida siquiera importante, pese a que obviamente también tuvo errores. Sólo en el tercer periodo, al igual que a Biyombo, le rasgaron las vestiduras en defensa con un Jordan muy suelto en esos momentos.

Los Mavericks basaron su triunfo en los primeros dos cuartos. En el primero, con récord de triples: 10. Luka Doncic (18 puntos y 10 rebotes), apelando al apodo que le quieren patentar, ejerció de ‘Matador’ junto a Dennis Smith (18+7) en los primeros minutos para finiquitar pronto la contienda y, de paso, responder a los que jalean la idea de que con ellos dos juntos en cancha el equipo lo hace peor (aunque realmente son los datos los que lo dicen, pero todavía tienen margen de mejora).

Con los dos jóvenes y la aportación de Barnes o Matthews todo le vino rodado a los visitantes. La defensa exterior de los Hornets era horrenda, hasta ellos mismos -como Batum y Kidd-Gilchrist– discutían en plena cancha para intentar paliarla. Pero mala, mala. Nowitzki aprovechaba para enchufar dos triples, Barea metía otro en la cara del defensor y un tiro a tabla de Finney-Smith ponía a los suyos 20 por encima cuando acababa de iniciarse el segundo periodo.

Realmente no hubo más historia, el partido duró poco más de cuarto de hora. Luego pudimos ver la habitual brega de Dwight Powell, cada vez más asentado en ese rol, o el protagonismo de Devonte’ Graham, también titular de nuevo cuño por la baja de Jeremy Lamb. Nada más que resaltar.

Es sólo la 3ª victoria como visitante (3-16) de los Mavs, que se ponen de nuevo a una de igualar el balance (18-19). Idéntico récord tienen unos Hornets a los que sí favorece el estar en otra conferencia, ya que sí mantienen su posición de playoffs.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*