Luka Doncic cae en Boston y Nowitzki no supera a Kobe

El Garden coreó y coreó a Dirk Nowtizki. Pidió su presencia en pista con cánticos de “We Want Dirk“, esperó una canasta que nunca llegó con el ansia de su cita con el mito… y con el recuerdo de que Kobe Bryant es el jugador que más puntos ha metido en el Garden desde la Conferencia Oeste (427). Nowitzki estaba en 426 antes de este partido, un buen motivo en Boston para esperar al menos una canasta… que no llegó: 0/10 en tiros, 0/8 en triples para el alemán, el último fallado sobre la bocina final. Y Kobe todavía por delante. Hasta Brad Stevens reconoció que era la segunda vez en su vida en la que había suspirado por una canasta de un rival después de la última visita de Paul Pierce a la ciudad. No pudo ser.

Y así no fue perfecta una noche muy plácida para los Celtics. A pesar de que no estaban Kyrie Irving, Aaron Baynes, Marcus Morris y el rookie Robert Williams. No importó: 114-93 a unos Mavericks que volvieron a las andadas a domicilio tras su lluvia de triples en Charlotte: ya 3-17 fuera, otra vez el peor balance de la NBA, y un 18-20 total que vuelve a pasar prueba esta noche, en back to back en Philadelphia. Sin empaque para dar más guerra en un escenario así, solo pudieron resistir a la primera embestida local: un 53-36 llegó a ser un 58-57 ya en el tercer cuarto (por el camino, un triple imposible de Doncic para cerrar la primera parte en 58-51). El segundo golpe fue definitivo: de ese 58-57 a un 79-64 con 4:40 por jugar en ese tercer parcial.

En total, los Celtics anotaron 21 triples, a tres de su récord. Jaylen Brown anotó 21 puntos, Tatum 18 con un 7/21 en tiros y Smart 17, mientras que pareció que Horford (10+8+8) y Hayward (16+11+8) habrían acabado con triples-dobles si hubiera sido necesario. No lo fue: 101-79 en el ecuador del último cuarto.

El 0/8 de un Nowitzki que no está teniendo precisamente un buen efecto sobre la segunda unidad de su equpo desde su regreso culminó el terrible 11/44 desde la línea de tres de los Mavs, que tiraron mal y no tuvieron mucho más que los 20 puntos de Harrison Barnes y los 19 de Doncic, que cogió 9 rebotes y repartió 4 asistencias (7/16 en tiros, 4/8 en triples). Dennis Smith estuvo muy flojo (9+3+3, 4/12 en tiros) y el equipo, tras el paréntesis ante los Hornets, volvió a ser el peso pluma habitual a domicilio. Eso no vale, ni muchísimo menos, para imponerse en un Garden plenamente feliz… de no ser por los fallos de Nowitzki.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*