Ingram (29) hace de LeBron en el reino de un magnífico Doncic

Los nervios reinaban en Los Ángeles antes de comenzar el partido contra Dallas Mavericks. Eran cinco derrotas (tres seguidas) en los seis partidos sin el lesionado LeBron James (distensión en la ingle izquierda) y las declaraciones volaban de un lado a otro. Luke Walton exigía a Brandon Ingram y Lonzo Ball «más pelea, más pasión». Kobe Bryant pedía calma: «Relax. (…) Estábamos jugando bastante bien antes de las lesiones». Mensajes que llegaban hasta Texas, donde los Mavs necesitaban, requerían, un triunfo para alejar los fantasmas de la carretera: el peor balance de toda la NBA (3-18) se había empapado de gasolina en la última mini gira por el Este con dos derrotas en tres partidos. 

Y con esa necesidad, los Mavs se dieron un pequeño festín en los dos primeros cuartos (67-54) ante unos desconcertados Lakers, que vivían de los excelsos Brandon Ingram (14 puntos hasta el descanso para 29 final) y Lonzo Ball (13 para 21). Los dos señalados, los dos futuros líderes angelinos, tomaban las riendas de un caballo que no quería andar. Miraba en todas direcciones en busca de su jinete favorito… el problema es que LeBron no estaba. El cuatro veces MVP se perdía su séptimo encuentro. Uno más de los que se había faltado en las dos últimas temporadas. Demasiada carga cuando, además, enfrente tienes un novato voraz como Luka Doncic. 

El partido de Brandon Ingram

El partido de Lonzo Ball

El esloveno anotó 12 puntos en la primera parte y acabaría con 27 en una buena serie de tiros de campo (10 de 23, nadie lanzó más en todo el duelo). Es su quinta mejor anotación desde que está en la NBA. Además, añadió 8 asistencias (también quinta) y fue el único en dar la cara en un tercer cuarto maldito para los Mavs con siete tantos: 13-32 de parcial en contra y el marcador dio una voltereta. Se pasó del 67-54 al 80-86. Doce minutos que fueron gobernados por Ingram, Kuzma (que regresaba tras dos encuentros ausente) y Ball, más la aportación final de Beasley. El trío hizo el 62,5% de los tantos de los Lakers (20), mientras que Dallas no recuperó sensaciones: 11 pérdidas y 11 de 43 en tiros de campo en toda la segunda mitad.

El stepback de Doncic

El rival estaba agonizando y solo había que empujarlo al precipicio. Y eso hicieron los Lakers. Con cabeza, sin mucho riesgo, resistieron las embestidas locales e incluso lograron un +14 (96-82) tras un triple de Hart (gran encuentro, +16 con el en cancha) y otra canasta más de Ingram. Al final, triunfo de los Lakers (97-107), que barren a los Mavericks en sus duelos directos (3-0) por primera desde la temporada 2011-12. Siete años en los que Nowitzki tuvo un papel fundamental. El alemán, en el que posiblemente sea su último duelo contra la franquicia de California, firmó solo dos tantos en 13 minutos.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*