Alta tensión en los Celtics: pelea en mitad de un tiempo muerto

Los Celtics van claramente de menos a más en esta temporada, donde se les exigirá más que nunca por la plantilla tan compensada que tienen. 

Las rotaciones son parte del problema de Brad Stevens, un bendito problema. Hay pique por jugar más y eso se ha visto con claridad en una discusión tensa que han mantenido Marcus Morris y Jaylen Brown. Fue durante el partido ante los Heat en Miami, en el que los de Boston perdieron por primera vez en lo que va de 2019.

Los dos jugadores tuvieron que ser separados por sus compañeros para que la sangre no llegara al río. Ambos pelean, nunca mejor dicho, por el puesto de alero titular. Brown ha sido relegado al banquillo, desde donde también parte Gordon Hayward, en favor de Mook Morris. 

Danny Ainge, responsable deportivo de la franquicia, le quita hierro al asunto: «Son dos buenos chicos, son competitivos. Los dos quieren lo mismo y en los partidos hay demasiadas emociones, así que no me preocupa».

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*