Roce entre Porzingis y los Knicks: la franquicia no quiere que juegue esta temporada

Kristaps Porzingis lleva sin jugar desde hace casi un año, cuando se rompió el ligamento cruzado de su rodilla izquierda. No está claro cuando volverá a las canchas, los New York Knicks han sido muy cautos en cuanto a plazos y, al parecer, lo van a seguir siendo en el futuro. Incluso en contra de lo que quiere hacer el propio jugador.

Howard Beck, de Bleacher Report, explicaba que los rumores en el la última reunión de la G League era que los Knicks “no lo van a dejar jugar, van a aguantarlo fuera de la cancha, incluso si está listo. Y esta es una de las fuentes potenciales de tensión de la franquicia con Kristaps Porzingis”.

No sería la primera vez que jugador y equipo tienen pareceres distintos sobre su recuperación en lo que va de temporada. En noviembre, el entrenador de los Knicks, David Fizdale, dijo que Kristaps Porzingis aún no estaba corriendo. Justo después de eso, Porzingis publicó fotos de sí mismo corriendo. La única razón evidente para que la franquicia neoyorkina no le deje jugar antes de verano es que no vean clara su situación física. No sería la primera vez que el equipo tiene que frenar las ansias de un jugador por volver.

El problema es que Porzingis, que sí que tiene intención de regresar antes, no ha firmado la renovación a la que optaba al principio de temporada. Es su tercer año en la liga y los Knicks, como cualquier franquicia con cualquier jugador al que hayan drafteado y lleve tres años con ellos, tiene la opción de ofrecerle un nuevo contrato. En este caso era de un máximo de 5 años y 158 millones. Pero los de la Gran Manzana prefirieron no hacerlo y esperar al próximo verano para renovarle. En ese caso será agente libre restringido y los Knicks podrá igualar cualquier oferta que llegue por él.

Lo que está por ver es si este desencuentro con el letón, y no es el primero que tienen con él, podría dificultar la relación entre ambas partes con el riesgo de que en verano la situación se vuelva demasiado tensa y los Knicks decidan no pujar por él. O al menos no pujar tan fuerte como lo puedan hacer otros equipos. Aunque su intención siempre ha sido mantenerle en el equipo: “Vamos a estar conectados con su entorno. Se trata de una relación a largo plazo. Claro que está el tema del espacio salarial de cara a julio, pero sentimos que tanto él como nosotros estamos ante una buena situación. Vamos a hacer lo correcto tanto para él como para esta organización”, comentaba en septiembre Steve Mills, presidente de los Knicks.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*