La victoria más amarga de los Pacers: Oladipo puede decir adiós a la temporada

Faltaban cuatro minutos para el descanso cuando sucedió lo que nadie quiere ver en una cancha de baloncesto. Pascal Siakam aprovechaba su posición adelantada para recibir un pase largo y encarar la canasta en lo que parecían dos puntos sin historia para los Raptors. Victor Oladipo corrió tras él para intentar dificultarle la acción. Al llegar a su altura y comenzar la acción de saltar algo pasó en su rodilla derecha. Él sólo se fue al suelo, la pierna no había hecho un movimiento normal.

La estrella de los Pacers se quedó sentado mirando su articulación con gestos de preocupación y algo de dolor, tampoco demasiado. Pero en su cara, y en la de todos los que estaban en el pabellón, se notaba que algo no iba bien. El jugador tuvo que marcharse en camilla, saludando al público que le despedía con una ovación. Intentando quitarle algo de dramatismo a la escena, pero seguro que él era el más preocupado de todos.

Porque a falta de las pruebas oficiales, que se las harán a lo largo del día de hoy, la franquicia de Indiana se teme lo peor. En las primeras exploraciones la conclusión del cuerpo médico es que Oladipo muy probablemente tenga que pasar por el quirófano y se pierda lo que resta de temporada. Un auténtico palo para un equipo que llevaba una trayectoria impecable y que este año quería dar un paso más y llegar a semifinales de conferencia. Como mínimo.

Y todo esto en un día que debería haber sido de celebración para ellos. Fueron capaces de ganar, por primera vez en la temporada y después de dos derrotas con ellos, a los Toronto Raptors. De hecho, los últimos cuatro partidos ante los grandes del Este los habían perdido. Es una victoria muy importante para ellos. No sólo por el simple hecho de ganar y recortar distancia con los canadienses (ahora los tienen a dos partidos y medio), también porque se demuestran a ellos mismos que por qué no van a poder pelear con los gallitos de la conferencia.

Como suele pasar en los Pacers hubo varios artífices en el triunfo, pero hay que destacar el partido de Thaddeus Young (23+15+3+2+2) muy importante en los minutos finales. En los Raptors no jugó Kawhi Leonard y entre Serge Ibaka (23+11+3 y 3 tapones) y Kyle Lowry (20+5+7) tiraron de un carro que siempre fue a remolque del rival. Un rival que debería haberse ido con una sonrisa a dormir. Nada más lejos de la realidad. Ahora todos piensan en Oladipo y en que su lesió se lo menos posible. Esperemos que sí.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*