Curry hizo de mentor de Doncic: «Debe aprender a respirar»

Bill Duffy, agente de Luka Doncic en Estados Unidos, organizó un entrenamiento secreto del base esloveno con Stephen Curry el pasado agosto en Pleasonton (California). Aparte de la docena de personas que asistieron, nadie más lo sabía; ni siquiera Mark Cuban, propietario de los Mavericks.

Duffy habló con Brandon Payne, entrenador personal de Stephen Curry y éste aceptó. «Quería demostrarle a Luka que incluso los mejores jugadores también reciben instrucciones y son corregidos. Steph es uno de los mejores y detrás tiene a alguien que le empuja a mejor», cuenta Duffy.

En principio, iba a durar una hora, pero al final ambos compartieron pista durante tres. Doncic se pasó «sonriendo» gran parte. «Está creciendo mucho», dice Payne sobre el de los Mavs, aunque según el entrenador hay algo que tiene que aprender todavía: a respirar con la boca abierta.

Doncic no estuvo tan fino, pero su agente explica que el base había estado descansando tras su exigente temporada con el Real Madrid y había cogido algo de peso. Payne estima que Doncic puede haber adelgazado unos cinco kilos, pero usa su peso como un arma. «Todo el mundo alucina con su paso atrás, pero no ven cómo desacelera antes de él. Le resulta muy fácil porque es grande y fuerte y su mecánica también es muy buena», analiza Payne.

Una semana antes, Doncic había acudido a un laboratorio especializado en biomecánica y los resultados fueron espectaculares: pocos deportistas profesionales tenían unas habilidades de desacelerecación como la suya. «Nunca he visto a nadie controlar a su defensor con un cambio de ritmo así. Él toma el control, no tú». Payne cree que todavía hay muchas cosas que moldear en el esloveno. «Su trabajo de pies es increíble, pero está sin refinar. Si lo consigue, va a ser buenísimo…».

Pero el entrenamiento tuvo otra sorpresa para el esloveno. Curry ayudó a Doncic a entender un ejercicio. «Es la primera vez que le veo meterse en ese rol de mentor en medio de un entrenamiento», cuenta Payne. Lo había hecho en campus con niños, pero nunca con profesionales.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*