Blake Griffin (35+7) tampoco puede con Luka Doncic (32+8+8)

Luka Doncic continúa mirando por encima del hombro a muchas leyendas en términos estadísticos con su rompedora primera temporada en la NBA. Ante los Pistons volvió a hacerlo, sólo poniéndose por debajo de LeBron James y Kevin Durant, al ser el jugador más joven en los últimos 35 años en hacer una línea estadística de 32 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias con menos de 20 años de edad. El esloveno lideró la victoria de su equipo, que ganó en casa por 106-101 con él como jugador más destacado.

Los visitantes empezaron bombardeando desde el triple: Brown, Bullock, Jackson, los exteriores se forraban. Respondían Kleber y Smith, también cogiendo las riendas de las transiciones, para aplacar un poco el brío con el que los de Dwane Casey habían aterrizado en el American Airlines Center. Fue, sin embargo, Doncic, con dos triples seguidos (de los tres que anotó, 3/9), el que puso en ventaja (29-28, minuto 13) a los suyos al comenzar el segundo periodo. Dwight Powell puso las pilas a sus compañeros en ambos lados de la cancha e impulsó a los Mavs, que rompieron la muralla del rival desde todas las posiciones. Barnes aportó puntos pese a estar desacertado, Smith seguía siendo vertical y Dallas se iba en el marcador al borde del descanso.

En la segunda parte los Pistons quisieron ir a por el encuentro de nuevo y se cargaron toda la ventaja que los locales tenían (que fue de 10, 56-46). Blake Griffin empezó a amasar más balón y a encontrar espacios, poniendo en liza un bonito duelo con su ex-compañero de pintura en los Clippers. Jordan no se achantaba, pero tenía que luchar contra Griffin y Drummond a la vez y la defensa se resentía. Sólo un 2+1 de Dennis Smith cuando el tiempo expiraba fue el que hizo llegar en ventaja a los Mavericks al último periodo.

Las muñecas se encogieron en el último periodo y el espectáculo se frenó. La igualdad mandaba. 97-97 a falta de cuatro minutos. Y ahí llegó Doncic con el salvavidas. Todas las acciones de ahí al final fueron canastas anotadas o asistidas por el esloveno: Maxi Kleber y DeAndre Jordan le ayudaron a cerrar. Ahora que se ha quedado sin ser titular del All-Star cuando parecía que estaba cerca, vuelve a demostrar que es uno entre pocos.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*