“Si el Ejército está con Maduro, acá no pasará nada”

El desafío de llevar la ley de amnistía y garantías a comandancias, brigadas, comandos y cuarteles, zonas decretadas de seguridad, y rodeadas de hostiles alambradas y barricadas de seguridad, que suelen estar vetadas para la circulación de vehículos y peatones, fue un paso más en la agenda de Juan Guaidó, juramentado como presidente interino de Venezuela. El obstáculo más grande que tiene que pasar para lograr la primera parada de su ruta de transición: el cese de la usurpación de la silla de Miraflores a la que se ha aferrado Nicolás Maduro, luego de unas elecciones fraudulentas en las que se negó la participación de las principales fuerzas opositoras y que tuvieron la mayor abstención de la historia y casi total rechazo de la comunidad internacional.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*