Los Pelicans negocian por Davis… pero no con los Lakers

Al culebrón Anthony Davis no se le atisba un final cercano pero sigue generando una cantidad ingente de actualidad: desde rumores sin mucho fundamento a información de tanto peso como la que pueden firmar, juntos, Adrian Wojnarowski, Zach Lowe y Brian Windhorst. La artillería pesada de ESPN lanza una última hora que profundiza en lo que parecen líneas maestras en la compleja situación del ala-pívot, que pidió ser traspasado a los Pelicans, aseguró que en ningún caso extenderá un contrato que acaba en el verano de 2020 mientras, en paralelo, deja claro que tiene un destino predilecto: Los Angeles Lakers.

En verano dejó a su agente de toda la vida para enrolarse en Klutch Sports, la agencia de Rich Paul, una de las manos derechas de LeBron James. Así que la sombra de LeBron y los Lakers aparece por cada rincón de una situación que tiene en vilo a la NBA antes del cierre del mercado invernal, en una semana (7 de febrero).

Lo último, según Wojnarowski, Lowe y Windhorst, es que Dell Demps, el general manager de los Pelicans (que solo han jugado dos veces playoffs desde la llegada de Davis con el número 1 del draft en 2012) no coge el teléfono a Rob Pelinka, su homónimo de los Lakers. Es, en principio, una forma de culpabilizar a los angelinos de la presión que ha decidido imponer a la franquicia Davis a todavía más de un año de terminar su actual contrato. En Nueva Orleans prefieren, en principio, dejar pasar esta semana y esperar a verano para ver cómo se maneja la puja por su gran estrella. A partir de julio entrarán en escena unos Celtics que ahora no pueden hacerse con Davis sin soltar a Kyrie Irving: cada franquicia solo puede conseguir vía traspaso a un jugador con una ampliación máxima de contrato rookie bajo la figura del Designado. Y los Celtics ya tienen uno, Irving. Davis sería el segundo. Así que los verdes tienen que esperar a renovar primero al base para el que nuevo contrato de este anule al anterior y Davis puede llegar a través de un traspaso. Eso sucedería cuando se abra el mercado veraniego.

Gayle Benson, al frente de los Pelicans (un conglomerado familiar al que se acusa de estar mucho más pendiente de los Saints de la NFL), ha decidido, según esta misma información, enarbolar la bandera de los mercados pequeños frente al poder de los Lakers, LeBron James y Rich Paul. Los Pelicans invitan así a los Lakers a esperar a 2020, cuando evidentemente en verano ya será seguramente tarde para ellos por competencia para hacerse con uno de los mejores jugadores del mundo. Ni la edad de LeBron ni las necesidades económicas que implica, o la experiencia de lo sucedido con Paul George, hacen que esta opción sea ni mínimamente viable para los angelinos, que probablemente tengan que resignarse aunque parecían dispuestos a hacer una oferta con todo el talento joven del que disponen (Lonzo Ball, Brandon Ingram, Josh Hart, Kyle Kuzma, Ivica Zubac…).

Por lo demás, Demps sí está escuchando al resto de franquicias para tomar una decisión en lo que respecta a la semana que queda con el mercado abierto: solamente no coge el teléfono cuando llaman los Lakers. En Nueva Orleans habrían hablado con los Spurs (RC Buford y Gregg Popovich) para seguir sus pasos con la salida de Kawhi Leonard: negarse en redondo a hablar con los Lakers, ofrecieran lo que ofrecieran, y reunirse con los demás.

Ahora Paul tratará de echar atrás a los pretendientes asegurando que Davis se irá en cualquier caso a los Lakers en el verano de 2020. Pero algunos de estos no se amedrantarán, no con jugador de tanto calibre y después de que a los Thunder les saliera bien un riesgo similar con Paul George, que renovó para quedarse en OKC. Los Celtics, por su parte, le aseguran a los Pelicans que les harán una oferta irrechazable si esperan a verano. Los Celtics creen que Kyrie seguirá y tratarán de dejar a Jayson Tatum fuera de su propuesta, aunque el alero sería una petición casi segura de los Pelicans y los Celtics cederían si es la única forma de superar a los Lakers en la carrera. Mientras, Dell Demps ha puesto en el mercado a otra piezas del equipo, entre ellas Nikola Mirotic, con la mente puesta en un futuro que, a plazo más a o menos corto, pasa ya por buscar una nueva estrella. Este año tienen casi imposible los playoffs y ya saben que Davis no seguirá allí a pesar de que en NOLA podían hacerle la mejor oferta posible por más dinero que cualquier otra franquicia. Pero ni así.

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*