Incendio del padre de Davis: «En los Celtics no hay lealtad, mira lo que hicieron con Isaiah»

Como se dijo en su día de los Balcanes, la situación de Anthony Davis genera más información de la que se puede asimilar. Información, ruido, opiniones histéricas… uno de los mejores jugadores del mundo ha pedido al traspaso, su deseo es ir a los Lakers y para eso eligió en verano a Rich Paul, el agente de LeBron James y líder de un grupo de poder al que algunos consideran demasiado influyente en la actual NBA. Filias y fobias, la capacidad de presión de los jugadores ante el viejo gobierno de las franquicias y hasta la rivalidad Lakers-Celtics colisionan en un caso que tiene a la NBA en vilo, tirando a de los nervios, y que probablemente siga así hasta el cierre del mercado, el jueves. E incluso más allá: de hecho, sigue siendo una opción muy probable que no haya acuerdo con nadie esta semana y el culebrón se traslade al mercado veraniego, cuando aparezcan con todo su peso (y todos sus assets) en escena los Celtics (ahora entre bastidores), que en esta ventana no puede ofertar porque ya se hicieron con una extensión máxima rookie vía traspaso (la de Kyrie Irving). Davis sería un segundo contrato de ese tipo asumido a través de un trade, algo que no permite el convenio. Así que los verdes esperan que el jugador siga a tiro cuando Kyrie cambie firme un nuevo acuerdo en julio. Y el base, mientras, suelta más dinamita con unas últimas declaraciones en las que flirtea con la opción de no seguir en Boston. O, al menos, no da tan seguro como en octubre que no va a cambiar de aires… Lo que le faltaba a este asunto.

En las últimas horas, Anthony Davis ha reconocido que quiere cambiar de equipo ya («es mi momento») y que vive una situación desagradable (la que él ha decidido que se orqueste, por otra parte: veremos si acaba como él quería) pero también que quiere jugar hasta final de temporada si sigue en Nueva Orleans cuando se recupere de su lesión en un dedo. Los Pelicans han dejado caer que podrían no contar más con él, lejos de playoffs y ya pensando en un futuro que será, ahora o en verano, sin su jugador franquicia desde 2012, con el que solo han jugado dos veces playoffs (y tres eliminatorias totales).

Irrumpe el padre de Anthony Davis

Pero la verdadera bomba de las últimas horas la ha puesto el padre de Anthony Davis (Anthony Davis senior), que ha irrumpido como actor en todo este complicado asunto con mensajes a Ramona Shelburne, periodista muy cercana a los Lakers, especialmente a la propietaria Jeanie Buss. Davis Sr carga con todo para recalcar (es lo que se vende desde el lado del jugador) que su hijo no quiere ir a Boston y que se tomaría el Garden como una parada en tránsito para irse a los Lakers en 2020 (cuando finaliza su actual contrato) si acaba siendo traspasado allí: «No quiero que mi hijo juegue en los Celtics. Allí no hay lealtad, mira como trataron a Isaiah Thomas. He visto cosas en eso equipo en los últimos años… Thomas les dio su corazón, jugó con toda su alma y fue traspasado. No hay lealtad».

Los Celtics traspasaron en el verano de 2017 a Isaiah a Cleveland en la operación Kyrie Irving, cuando el base se recuperaba de una lesión de cadera que todavía le da problemas y que se agravó por jugar lesionado en unos playoffs en los que perdió a su hermana en accidente de tráfico y siguió liderando a su equipo. A eso (algo que ya dijeron otros jugadores en su momento) se refiere el padre de Davis ahora, si bien también asegura, por el qué dirán, que habla por él y no por su hijo…

Y mientras, Adrian Wojnarowski y Shams Charania coinciden en que los Pelicans ni valoran una primera oferta de los Lakers a todas luces escasa: Lonzo Ball, Kyle Kuzma, Rajon Rondo, Michael Beasley la primera ronda de 2019. En realidad, se trata de un marco de propuesta con dos jugadores del núcleo joven de los angelinos (Lonzo, Ingram, Kuzma, Hart y Zubac) y una primera ronda como ejes. Desde luego, menos de lo que los Pelicans aceptarían (si es que aceptan algo) y menos de lo que los propios Lakers saben que acabarán ofreciendo finalmente, como ya se filtró el pasado jueves. En Nueva Orleans quieren, ante todo, más primeras rondas. Charania también apunta que los Lakers no quieren incluir por ahora en sus ofertas a Kentavious Caldwell-Pope, que comparte agencia con LeBron y Davis. Otro punto que desde luego cambiará en los próximos días (aunque solo sea para cuadrar salarios). Desde el lado de los Pelicans, se recalca que no aceptan ofertas a a la baja. Desde el de los Lakers, se demuestra que hay conversaciones después de aquellas primeras informaciones que decían que los de Louisiana «ni iban a coger el teléfono». Así que, de sobresalto en sobresalto, sigue la partida

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*